Pekín. Un informe anual de China sobre problemas agrícolas se centrará en las tecnologías necesarias para elevar la producción de alimentos en vez de hacerlo en los problemas de ingresos agrícolas o el de desarrollo rural, como en los años anteriores.

El giro en el contenido del informe subraya las preocupaciones del país sobre su capacidad para satisfacer sus necesidades alimentarias.

El país más poblado del mundo enfrenta presiones por la creciente demanda de alimentos, sumadas a una infraestructura agrícola débil, una tecnología atrasada y una baja mecanización que contribuyen a rendimientos agrícolas bajos.

China, que era autosuficiente en la producción de porotos de soja hace sólo 10 años, es ahora el principal comprador mundial del cultivo y recibe alrededor del 60% del suministro global comercializado.

Frente al desafío de alimentar a un 20% de la población mundial con menos de un 9% de la tierra arable del mundo, China necesita aprovechar la tecnología para garantizar su suministro de alimentos a largo plazo.

El informe de problemáticas, o "libro blanco", que determinará los lineamientos de la política agrícola para el 2012, buscará promocionar la innovación tecnológica y el desarrollo de una agricultura moderna, dijo el periódico Southern Daily, citando a un viceministro del Ministerio de Ciencia y Tecnología, Zhang Laiwu.

"Sería la primera vez que se centre en la tecnología agrícola, lo que refleja que la agricultura de China debe encontrar una salida a través del mejoramiento del rendimiento por unidad territorial y de la productividad laboral, además de la utilización de recursos," dijo el investigador Lan Haitao, de la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma.