En conjunto, todas las obras llevadas a cabo en el país registraron un valor 0,90% mayor en el quinto mes de este año que en el mismo periodo del 2017; con este resultado se hilan tres meses con cifras positivas después de que el producto de las construcciones enfrentara un periodo de 31 meses consecutivos en números rojos.

De acuerdo con cifras desestacionalizadas del Inegi (Instituto Nacional de Estadística y Geografía), en marzo del 2018 comenzó el proceso de recuperación del valor de producción de las empresas constructoras, registrando en ese periodo una variación anual de 1,37%, en abril el crecimiento fue sólo de 0,15%.

Este incremento poco significativo se explica debido a las caídas pronunciadas registradas en el valor de la producción de obras de agua, riego y saneamiento (8,70%) y de obras de transporte y urbanización (10,69%).

Lo que sostiene el valor de producción del sector constructor en números positivos, son las obras realizadas para crear infraestructura para extracción, producción y/o distribución de petróleo y de petroquímicos cuyo valor aumentó 6.57% en mayo de este año.

En segundo lugar, contribuyeron las obras de edificación, que refiere a la construcción de viviendas, edificios comerciales e industriales y otros espacios, las cuales registraron un incremento de 3,87% a tasa anual de su valor de producción.

Por último, las obras de creación e innovación de infraestructura para la generación de electricidad y desarrollo de las telecomunicaciones presentaron un crecimiento de 2,41% del valor de su producto.