El grupo bancario y asegurador holandés ING obtuvo un beneficio neto consolidado de 1.804 millones de euros en el primer trimestre del año, lo que supone un incremento del 147,8% con respecto al mismo periodo de 2012.

La entidad señaló que este resultado se debe, en parte, a la exitosa oferta pública de venta (OPV) de su negocio de seguros en EE.UU., que se cerró la pasada semana y que consistió en la venta del 25% del capital social, lo que generó unos ingresos de 500 millones de euros para el grupo, según su consejero delegado, Jan Hommen.

El resultado neto incluye ganancias por valor de 940 millones de euros de desinversiones, atribuibles a la venta del negocio de seguros de vida en Hong Kong, Macao y Tailandia, 155 millones de operaciones discontinuadas y una pérdida de 38 millones de otras desinversiones, de acuerdo con el informe trimestral de ING.

El resultado subyacente antes de impuestos se situó en 1.167 millones de euros en el primer trimestre, un 24,7 % más que entre enero y marzo de 2012.

La división bancaria obtuvo un resultado antes de impuestos de 1.169 millones de euros, un 1,6 % más, mientras que la de seguros EurAsia registró 85 millones frente a las pérdidas de 43 millones del primer trimestre del año pasado.

La unidad de seguros de EEUU mejoró sus pérdidas al situarlos en 192 millones de euros frente a los 199 millones de finales de marzo de 2012.

La entidad -que fue rescatada con 10.000 millones de euros de fondos públicos en 2008- registró además un ratio de solvencia (el llamado Core Tier 1) del 10,8 % frente al 13,8 % del mismo período en 2012.