General Electric Co reportó una caída de 12% en sus ingresos del segundo trimestre, ya que la debilidad en su negocio de conexiones energéticas contrarrestó la fortaleza en las unidades de energía y renovables.

El beneficio neto de GE cayó un 585 a US$1.340 millones, o 15 centavos por acción, en el trimestre finalizado el 30 de junio, desde los US$3.300 millones, o 36 centavos por título, del mismo periodo del año anterior.

El negocio de conexiones de energía de GE provee productos de electrificación y automatización a las industrias de petróleo y gas, minería, servicios públicos y marina.

Los ingresos de GE cayeron de US$33.490 a US$29.560 millones, ligeramente mejor que la estimación de consenso de US$29.020 millones proyectada por analistas consultados por Thomson Reuters I/B/E/S.

Las ganancias ajustadas cayeron un 45 por ciento a 28 centavos por acción, lo que se compara con las estimaciones de 25 centavos.

El flujo de efectivo de las operaciones de GE, un punto observado atentamente para analizar los resultados de la empresa, se redujo un 67 por ciento a 3.600 millones de dólares con respecto al segundo trimestre del año anterior, reflejando una menor contribución de la división de electrodomésticos que la compañía vendió.

Pero la cifra fue superior a los 400 millones de dólares del primer trimestre, y GE dijo que espera que el flujo de caja aumente durante el resto del año.

Las acciones de la empresa subían casi un 1% en las operaciones previas a la apertura del mercado a 26,95 dólares.