Los ingresos netos de las empresas ganaderas monitoreadas por el Instituto Plan Agropecuario (IPA) en el ejercicio 2011/12, que cierra el próximo 30 de junio, registrarán aumentos de entre un 5% y un 8%, con situaciones que pueden ser variables y en algunos casos incluso con resultados negativos, por falta de lluvias.

En ese marco los costos de producción subirían entre un 10% y un 15%, destacó el técnico del IPA, ingeniero agrónomo Carlos Molina, quién evaluó la situación del  período y proyectó algunos resultados.

La evolución de precios de los insumos y las relaciones de precios permitió, junto a la situación climática, hacer una proyección posible de los predios ganaderos.

Nuevamente en el ejercicio 2011-2012 –más allá que los precios en febrero-marzo 2011, son muy parecidos a igual período del ejercicio anterior– son sustancialmente superiores a los registrados durante el ejercicio anterior, sostuvo Molina.

Estos elementos confirman la tendencia de alza que se viene dando desde hace varios años. A su vez, los precios a enero pasado, comparados con julio 2011, son entre un 7% y un 40% superiores, dependiendo de la categoría  y del mes de referencia.

Molina sostuvo que es un comportamiento interesante para los productores ganaderos y mencionó que la mayor diferencia se da en ganados de reposición, que han tenido un crecimiento en sus valores –salvo en los últimos dos meses– de entre un 20% y un 40%.

Otra variable importante resulta el comportamiento bastante particular que ha tenido el dólar. De julio a diciembre pasado creció respecto al peso, recuperando su valor perdido en el entorno del 6%. Eso permite licuar parte del crecimiento de los costos, sobre todo en pesos.

Las cotizaciones de insumos que usan los productores –gasoil, fertilizantes, salarios, impuestos, patentes de rodados, seguros, etcétera– han crecido en valores corrientes. Ha habido inflación, no obstante las relaciones de precios siguen siendo favorables y están ubicadas en posiciones muy parecidas al ejercicio anterior.

“Quiere decir que la cantidad de producto que el productor necesita para comprar los insumos para producir están en valores favorables. Son parecidas a las de 2010/11, siendo las mejores de la década”, precisó.