A tres años de ocurrir el sismo de 7,3 grados en la escala de Richter, la Empresa Nacional  de Energía Eléctrica (ENEE), lanza un proceso de licitación para reparar una serie del fitraciones en la represa “El Cajón”.

El fenómeno ocurrió el 28 de mayo de 2009 y su epicentro fue ubicado en el Mar Caribe, 64 kilómetros al noreste de la isla de Roatán. El sismo aumentó el volumen de agua a través de una serie de filtraciones en la roca, túneles y en la cortina de la hidroeléctrica.

Las reparaciones. La ENEE anunció desde la semana anterior el lanzamiento del proceso de lictación pública internacional para reparar las filtraciones en la represa “El Cajón”. El proceso se denomina “Trabajos especiales de mantenimiento de las obras subterráneas en la Central Hidroeléctrica General Francisco Morazán, Proyecto MOS”.

Autoridades de la ENEE han estimado que el monto de las obras está estimado en unos US$200 millones.

En su momento la gerencia de la ENEE había mantenido conversaciones con una empresa  internacional con presencia en Honduras.

El medio de comunicación El Heraldo efectuó al inicio del presente gobierno una serie de investigaciones, la que reveló el riesgo de postergar las obras y el alza en los costos de la reparación.

Lista turbina de la central “El Cajón”. Terminó el proceso de mantenimiento de la turbina número uno de la central hidroeléctrica Francisco Morazán. La  unidad con capacidad de generar unos 75 megavatios de los 300 que aporta la hidroeléctrica, salió de operación durante el cuarto trimestre de 2012.

El presidente del Sindicato de Trabajadores de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE), Miguel Aguilar, informó que este  fin de semana se completó el ensamblaje de la turbina. “Comenzó a generar el domingo 29 de abril de 2012 con una generación de 40 megavatios”, informó.

Según Aguilar este trabajo fue completado en unos 45 días antes de lo previsto por las autoridades de la ENEE. La fecha para culminar el mantenimiento de la turbina estaba previsto para mediados de junio de  2012.

El sindicalista detalló que se le cambiaron piezas, sellos y se efectuaron rectificaciones. El proceso de revisión fue dirigido por técnicos de una firma alemana y desarrollado por personal de la ENEE.