Panamá, Xinhua. Cientos de conductores de la empresa Mi Bus, que opera el sistema de transporte masivo de pasajeros Metro Bus puesto en marcha en Panamá por el gobierno del presidente Ricardo Martinelli, iniciaron este miércoles un paro para exigir el cumplimiento de beneficios laborales, destacó la prensa local.

La página web del matutino La Prensa divulgó que la acción emprendida por operadores del sistema a primera hora de este miércoles es para reclamar el pago de un salario acorde con sus funciones, entre otras exigencias.

Los operadores también reclaman la falta de tiempo para tomar un refrigerio durante su jornada de trabajo, por recortes que juzgan injustificados cada pago quincenal y la violación de otras obligaciones salariales por tiempo extra.

La protesta hizo que los "diablos rojos", como se conoce a los autobuses viejos que son reemplazados por el Metro Bus, hayan salido a las calles de la capital panameña para dar el servicio a pasajeros.

"Nos mantendremos firmes hasta las últimas consecuencias", advirtió el conductor Jorge Pérez, quien agregó que sus compañeros no temen el despido ante los reclamos. Asimismo, Pérez llamó a más colegas a sumarse a la protesta.

El rotativo panameño citó al gerente general de Mi Bus, Miguel Cardona, quien advirtió que pese al bloqueo del servicio en dos puntos, más de 50% de los autobuses operan con normalidad.

Según el medio, Cardona aseguró al telecanal local TVN Noticias que los manifestantes son un pequeño grupo de trabajadores que ha bloqueado los patios (con autobuses) en los sectores de Los Pueblos y en Ojo de Agua - oeste de la ciudad-, lo que ha impedido la salida de otros vehículos que prestan transporte.

Cardona pidió además a los conductores que sean muy prudentes ante esta situación, asegurando que las puertas de la empresa han estado abiertas y estarán abiertas para conversar.

El periódico destacó además declaraciones del ministro de la Presidencia de Panamá, Roberto Henríquez, quien recordó que la empresa Mi Bus ganó una licitación para prestar el transporte en Ciudad de Panamá, y confió en que se encuentre una solución al conflicto.