Paipa, Colombia. La entrada en operación de un puerto colombiano para mover 30 millones de toneladas al año se retrasó hasta el segundo semestre del 2012 para continuar los debates con las comunidades indígenas de la zona, dijo el presidente de la firma a cargo del proyecto.

La infraestructura portuaria está ubicada en el municipio de Dibulla, en el departamento de la Guajira, sobre el Mar Caribe, y está diseñada para la carga de petróleo, carbón, coque y otros minerales.

Colombia, el cuarto exportador mundial de carbón, espera duplicar su producción del mineral en la próxima década, pero las empresas encargadas de la explotación y exportación se quejan de una deficiente infraestructura que aumenta los costos de transporte.

"Nosotros proyectamos iniciar operaciones en abril del próximo año, lamentablemente por una acción delante de la Corte Constitucional nos hemos visto convocados a suspender operaciones en Puerto Brisa", dijo en una conferencia Fernando Sanclemente, el presidente de la firma encargada del proyecto.

Nuevas consultas. El directivo de Puerto Brisa afirmó que ahora deberán realizar nuevas consultas con las comunidades indígenas locales durante 90 días, pero no especificó cuáles serán las discusiones que se abordarán.

"Una vez vencidos 90 días, si no se llega a un consenso el Ministerio de Ambiente debe definir la situación", explicó Sanclemente, este jueves 29 de julio.

Pueblos indígenas como los arahuacos, koguis, arzarios y kankuamos se oponen al proyecto con el argumento que se encuentra en una región que consideran sagrada.

Puerto Brisa, con un área de 1.200 hectáreas, anunció el 2010 que esperaba iniciar operaciones a finales de este año o principios del próximo. No quedó claro qué podría suceder si no se alcanza un acuerdo durante las reuniones.

El puerto, con una profundidad de agua de 66 pies, tendrá capacidad para recibir buques de hasta 180.000 toneladas de peso muerto y en su primera fase podrá tener dos barcos atracados al mismo tiempo.

Auge de inversión petrolera y minera. Colombia vive un auge en la inversión petrolera y de minería desde que el ex presidente Alvaro Uribe asumió el poder en el 2002 y favoreció la llegada de capital extranjero con una ofensiva militar apoyada por Estados Unidos que obligó a la guerrilla izquierdista a replegarse a apartadas zonas montañosas y selváticas.

La producción de carbón de Colombia está dominada por grandes productores térmicos que cuentan con sus propias instalaciones portuarias y ferroviarias, mientras que los pequeños productores enfrentan los altos costos del transporte para sacar el mineral a los puertos para su exportación.