El presidente de Petropar, Sergio Escobar, reiteró ayer a nuestro diario que “es irreversible el incremento en el precio del gasoíl. No hay otra alternativa”, dijo.

Acotó a renglón seguido que “el gobierno decidió que ninguna empresa estatal puede operar a pérdida. No se puede comprar más caro y vender más barato”.

Consultado por qué no analizan la reducción de los numerosos impuestos directos y disfrazados que pesan en el costo del gasoíl, que abona la ciudadanía, respondió que con relación al aporte intergubernamental ya existe consenso para eliminarlo del presupuesto para el año 2013.

Petropar transfiere al fisco alrededor de US$20 millones al año en concepto de aporte intergubernamental, por los G. 80 guaraníes por litro que incide este “impuesto” en el gasoíl. Además del aporte intergubernamental, gravan este combustible el impuesto selectivo al consumo, que actualmente es de G. 680 por litro, y el aporte al Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC), que asciende a una contribución de G. 4 por litro.

Incidencia en el pasaje. Por otro lado, consultado el titular de Petropar qué hará el gobierno con relación al subsidio del pasaje, que lo viene aplicando desde el año pasado, respondió que la incidencia que tendría la suba del gasoíl, en G. 300 por litro, sería de solo G. 50 a G. 60 por cada boleto, y no como señalan los transportistas. Reconoció a la vez que no tiene conocimiento sobre lo que hará el gobierno con relación al precio del boleto.

Petropar pidió oficialmente al Ministerio de Industria y Comercio (MIC) el viernes último el reajuste en el precio del gasoíl de G. 300 por litro, lo que implicaría una suba de 5,3%, como consecuencia de la variación del dólar y de la cotización internacional del petróleo. El anterior incremento se concretó hace menos de dos meses, el pasado 22 de noviembre, ocasión en que el diésel subió de G. 5.125 a G. 5.600 por litro (9,2%).

Otro combustible muy sensible para la economía doméstica, el gas licuado de petróleo (GLP), también podría subir de precio por la variación del petróleo y del dólar, a fin de mes, en aproximadamente G. 500 por kilo, según anunció el titular de Apesa, Ausberto Ortellado.