Buenos Aires. Pequeñas inmobiliarias de Buenos Aires y su periferia han cerrado debido a que el gobierno argentino estableció la prohibición para que la compra-venta de inmuebles se realicen en dólares, una costumbre de fuerte arraigo en la población local, informó la Cámara Inmobiliaria Argentina (CIA).

"Las reglamentaciones cambiarias que se vienen aplicando desde el 31 de octubre del año pasado generaron una incertidumbre muy grande y de alguna manera esto ha provocado el repliegue no solamente de la demanda sino paralelamente de la oferta", afirmó el presidente de al agrupación gremial, Néstor Walenten.

En declaraciones a radiodifusoras locales, el directivo señaló que "algunos locales pequeños, de barrio" están siendo afectados por las medidas, ya que muchas personas sacan sus inmuebles de la venta y los colocan en alquiler.

Por su parte, Armando Pepe, fundador de la CIA, reveló que "todos los días tenemos noticias de colegas que cierran porque no pueden pagar los alquileres y tienen que suspender a su personal porque la actividad estámuy planchada. Son locales que están tanto en la capital federal y el Gran Buenos Aires como en el interior del país", alertó.

Según Pepe, la venta de inmuebles se mantiene "en caída libre", a raíz de las restricciones cambiarias, con una merma de operaciones del orden de 27,8% interanual en julio.

En octubre pasado el gobierno argentino dispuso que las compras de dólares sean previamente autorizadas por la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP, organismo de Impuestos), y desde entonces comenzóa restringirse a los particulares la compra de esa divisa.

Además, prohibió que las operaciones de compra-venta de inmuebles se hagan en dólares, lo que repercutió en las inmobiliarias.

Los dueños de viviendas para la venta, al no poder recibir dólares por la operación, prefieren ponerlas en alquiler, lo que hace que las compañías de intermediación dejen de percibir las respectivas comisiones.

"Algunas están analizando cambiar de rubro", aseguró Walenten.

La semana pasada, el Banco Central admitió que los ahorristas del sistema bancario argentino retiraron US$6.609 millones de entidades privadas en los últimos 10 meses, tras la aplicación de medidas sobre el mercado cambiario.

Entre otras disposiciones adoptadas en los últimos meses por la presidenta argentina, Cristina Fernández, destacan las que prohíben a empresas comprar divisas para girar regalías y dividendos al exterior, y otra que obliga a tener una cuenta en dólares en Argentina para aquellos que deseen extraer moneda extranjera en cajeros del exterior.

Además, desde agosto pasado es obligatorio presentar una declaración jurada para quienes desean comprar dólares con la finalidad de viajar y utilizarlos en el exterior, al tiempo que se anunció la aplicación de un recargo de 15% para las compras con tarjeta de crédito y de débito que los argentinos realizan en otro país.