El primer aerogenerador de energía eólica está de pie en Honduras. Luego de más de 16 años de análisis técnicos, estudios ambientales, burocracia gubernamental, falta de financiamiento y falta de voluntad política, Honduras por fin logra ingresar al mercado de energía limpia a base de las fuerzas del viento.

El día miércoles en horas de la tarde finalizaron los trabajos de instalación de la primera de las 51 máquinas que generaran 102 megavatios de energía eólica en el parque de Cerro de Hula, entre los municipios de Santa Ana y San Buenaventura.

"Siempre colocar la primera turbina es una experiencia interesante", dijo Jay Gallegos, de Mesoamérica Energy, luego de completar la instalación de la turbina y aspas de la primera máquina.

Esta máquina, al igual que las 50 restantes, generará dos megavatios de energía limpia que serán conectados a la subestación de Santa Ana, que también está en construcción por parte de la empresa eólica y que será entregada a la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE), como parte del contrato de generación.

Gallegos comentó que "estamos instalando máquina por máquina y esperamos que comiencen a generar energía a finales de agosto, cuando esté terminada la subestación".

De acuerdo con el ejecutivo, esta instalación se realiza en el tiempo planificado por la empresa, "pensamos que mañana vamos a terminar la segunda máquina, pero dependemos de las condiciones del tiempo".

El proceso de instalación de los aerogeneradores se proyecta para dos meses más, para luego pasar a un proceso de prueba, "cuando ya están instaladas queda mucho trabajo por hacer, es un proceso gradual, muchas semanas de trabajo", comentó Gallegos.

Esta construcción se ejecuta desde diciembre de 2010 por el consorcio Iberdrola y Gamesa. Iberdrola México es una empresa subsidiaria de Iberdrola España. Es el principal grupo energético español, una de las mayores energéticas del mundo y lidera a nivel mundial la generación de energía eólica.

Por su parte, Gamesa es la empresa suplidora de las turbinas, uno de los líderes mundiales en la fabricación de aerogeneradores, que cuenta con más de 19,000 MW instalados en el mundo y unos 22.000 MW en desarrollo.

La inversión total del proyecto es de más de US$250 millones, con un aporte crediticio del Banco de Importación y Exportación de Estados Unidos (Ex-Im Bank) y del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE).

A nivel centroamericano existen seis centrales eólicas instaladas, cinco de ellas en Costa Rica, donde alcanzan una capacidad instalada total de 119 MW bajo contrato (4% del total de la capacidad instalada en el país).

El primero de estos proyectos, conocido como plantas eólicas - PESRL (actualmente parte del Grupo Mesoamérica) entró en operación en 1996, por lo que se cuenta con un historial de 16 años en operación en el sistema. Nicaragua es el segundo país de la región en contar con generación eólica, donde cuenta con un parque de 40 MW.