La compañía Internexa, dedicada al negocio de “portador de portadores”, inició operaciones en Chile, tras la compra de 1.181 kilómetros de fibra óptica que conectan las principales ciudades del país: Santiago, Valparaíso, Rancagua, Talca y Concepción.

La compañía, filial de ISA –el grupo latinoamericano líder en sistemas de infraestructuras lineales que compró Cintra Chile-, brinda actualmente servicios de transporte de telecomunicaciones en Venezuela, Colombia, Perú, Ecuador y ahora, Chile. Además, acaba de adquirir fibras ópticas en Argentina y Brasil, lo que convierte a su red de telecomunicaciones terrestres continua en la más extensa de Sudamérica, con 18.000 km. de tendido sobre el continente.

“Chile era la pieza clave que nos faltaba, el vértice para unir la costa Pacífica con la Atlántica y de este modo, avanzar en el proyecto de interconectar a Sudamérica con la red de telecomunicaciones terrestres continua más extensa de la región”, dijo Genaro García Domínguez, gerente general de Internexa.

Por su parte, Daniel Escudero Palacios, Country Manager de Internexa en Chile, señaló que “la operación en nuestro territorio ya está conectada con los demás países donde tenemos presencia a través de cables submarinos. Y a futuro, estamos trabajando en la interconexión por vía terrestre entre Chile y Perú”.