Bangkok. Tailandia podría perder un cuarto de su principal cosecha de arroz en las peores inundaciones en el país en décadas, estimó el gobierno, lo que podría impulsar los precios de la materia prima y ajustar más los envíos desde el mayor exportador mundial del cereal.

Los daños a las cosechas de arroz por las inundaciones se producen en momentos en que Tailandia, que representa casi el 30%  de los negocios globales, impuso un esquema de intervención que probablemente impulsaría los precios aún más, lo que alentaría a los compradores a buscar otras fuentes de suministro.

Una escalada en el mercado de la principal materia prima de Asia podría avivar las tensiones a través de la región, donde varios países están luchando con un alza de dos dígitos en el precio de los alimentos, aunque las amplias reservas globales y los nuevos suministros mantendrían a los compradores en calma por ahora.

"El daño a seis millones de toneladas (de arrozales) es sólo un estimado inicial. Necesitamos realizar un sondeo de nuevo después de que baje el nivel del agua de las inundaciones", dijo a Reuters Apichart Jongsakul, director de la oficina de economía agrícola.

El funcionario agregó que la cifra, que representa un alza de 50% frente a estimados previos, se refiere a la cosecha principal.

Como resultado, Tailandia no lograría cumplir con sus compromisos de exportación a Indonesia, dijo el viernes el ministro de Comercio indonesio, Gita Wirjawan, lo que obligaría a la mayor economía del sudeste de Asia a explorar otras fuentes de abastecimiento.

"Acabo de recibir información de que (Tailandia) no lograría cumplir su compromiso de vender y enviar arroz a Indonesia", dijo Wirjawan. "Por ende, estamos intentando hallar una solución, hay varias alternativas", agregó.