Singapur. Los inventarios de cobre en los depósitos monitoreados por la Bolsa de Futuros de Shanghái crecieron a su mayor nivel en casi una década, mostraron datos oficiales este viernes, lo que sugiere un exceso de oferta del metal en China, donde la demanda ha sido más lenta de lo esperado.

Muchos analistas esperaban que la demanda de cobre de China se recuperase después de los feriados del Año Nuevo Lunar en enero, pero una desaceleración de la economía doméstica y el impacto de una prolongada crisis de la deuda en Europa redujeron su apetito por el metal industrial.

Las existencias de cobre en los depósitos de Shanghái subieron un 2,5%, a 221.487 toneladas, revelaron los datos semanales de la bolsa, con lo que se ubicaron en el nivel más alto desde principios de agosto del 2002.

La primera vez que las existencias de cobre de Shanghái se ubicaron cerca de su mayor nivel en una década fue a mediados de febrero.

"Hay un exceso de oferta significativo en el mercado chino. Los niveles de importación están muy altos y la demanda no es tan buena como podría ser, "dijo el estratega de materias primas de Australia and New Zealand Bank, Nick Trevethan.

Los importadores de cobre refinado de China han retrasado algunos envíos de febrero-marzo y desviado algunas cargas a Corea del Sur por la debilidad de la demanda, dijeron operadores.

El analista de materias primas de Macquarie en Shanghái, Bonnie Liu, dijo que la menor demanda de cobre en China podría seguir incrementando las reservas.

"Veo que la presión está ahí para que las reservas crezcan y, al final del primer trimestre, las existencias totales serán de 300.000 toneladas", dijo Liu.

El cobre ha ganado más de un 13% en lo que va del año, beneficiado al igual que otros activos de riesgo por una mayor liquidez en los mercados por las medidas monetarias expansivas de varios países para estimular el crecimiento económico.

Pero los inversionistas han tenido dificultades para que los precios suban aún más porque la demanda china permanece débil.

Las importaciones de cobre refinado de China se redujeron a 335.480 toneladas en enero desde un récord de 406.937 toneladas en diciembre.

Con la ventana de arbitraje cerrada, que no le da un incentivo a los chinos para importar cobre, y la liquidez ajustada, Liu dijo que las importaciones chinas de cobre refinado puede caer a cerca de 250.000 toneladas en febrero y, posiblemente, mantenerse en ese nivel por el resto del primer semestre.

China consume el 40% de cobre del mundo, y 600.000 toneladas representan cerca de 27 días de uso.

Pero Trevethan, de ANZ, sugirió que el reciente aumento en los inventarios de cobre en Shanghai puede ser en anticipación de una recuperación de la demanda china.

"El mundo probablemente tendrá que acostumbrarse al aumento de las existencias de China. Esta es la nueva realidad", dijo.

En contraste con Shanghái, las existencias de cobre en los depósitos de la Bolsa de Metales de Londres han caído a 289.000 toneladas este viernes, el nivel más bajo desde agosto de 2009.