Los inventarios de crudo estadounidenses bajaron la semana pasada, mientras que los de gasolina y destilados se incrementaron, dijo el miércoles la Administración de Información de Energía (EIA por sus iniciales en inglés).

Las existencias de crudo perdieron 1,1 millones de barriles en la semana que terminó el 19 de enero, bajando por décima vez consecutiva, frente a expectativas de analistas de un declive de 1,6 millones de barriles.

Los inventarios en el punto de entrega de Cushing (Oklahoma) perdieron 3,2 millones de barriles, agregó la EIA.

La tasa de utilización en las refinerías se redujo 2,1 puntos porcentuales.

En tanto, las reservas de gasolina incorporaron 3,1 millones de barriles, comparado con una previsión en un sondeo de Reuters de un incremento de 2,5 millones de barriles.

Los inventarios de destilados -que incluyen el diésel y el combustible para calefacción- crecieron 639.000 barriles, contra pronósticos de una reducción de 1,5 millones de barriles, mostraron los datos de la EIA.

Asimismo, las importaciones netas de crudo en Estados Unidos cayeron la semana pasada 71.000 barriles por día (bpd).

Los futuros del crudo Brent recortaron pérdidas tras el informe de la EIA.