Nueva York. Los inventarios del petróleo en Estados Unidos subieron inesperadamente la semana pasada ante un menor procesamiento en refinerías y un alza en las importaciones, mientras que las reservas de gasolina cayeron, mostró el miércoles un informe de la gubernamental Administración de Información de Energía.

Las existencias de crudo subieron en 4,7 millones de barriles, a 455,4 millones, en la semana al 28 de agosto, el mayor incremento semanal desde abril, en contraste con las expectativas de analistas de que no registrarían cambios.

En tanto, los inventarios de gasolina bajaron en 271.000 barriles, a 214,2 millones, cuando analistas en un sondeo de Reuters aguardaban una caída de 1,3 millones de barriles, según los datos de EIA.

Mientras que las existencias de destilados, que incluyen combustible para calefacción y diésel, subieron en 115.000 barriles, a 150 millones, frente a expectativas de un alza de 920.000 barriles, mostraron los datos de la EIA.

Los futuros del crudo Brent cambiaron de tendencia y bajaron, mientras que el contrato en Estados Unidos amplió sus pérdidas tras el reporte de la EIA.