Los inventarios de crudo de Estados Unidos cayeron menos de lo previsto la semana pasada, mientras que los de gasolina y destilados bajaron, frente a expectativas de un aumento, informó este jueves la Administración de Información de Energía (EIA por su sigla en inglés).

Las existencias de crudo bajaron 889.000 barriles, a 358,58 millones de barriles a la semana del 1 de julio, frente a expectativas de una caída de 2,3 millones de barriles.

Los inventarios de gasolina cayeron 634.000 barriles, a 212,54 millones de barriles, en contra de los pronósticos de un aumento de 100.000 barriles.

En tanto, las reservas de destilados disminuyeron 191.000 barriles, a 142,06 millones de barriles, frente a una previsión de analistas sondeados por Reuters de un incremento de 700.000 barriles.

Los precios del petróleo recortaban sus ganancias tras la publicación de los datos.