En el año 2011 hubo un fuerte descenso en las inversiones de la industria frigorífica, según datos publicados por el Banco Central del Uruguay (BCU), y analizados este martes en el programa Tiempo de cambio, de radio Rural.

El año pasado solamente cinco proyectos recibieron la aprobación de la Comisión de Aplicación de la Ley de Inversiones por un monto de US$9,36 millones.

En tanto, en el 2010, los proyectos fueron 11 y por una inversión asociada de US$52,82 millones.

El proyecto de mayor inversión en 2010 fue el realizado por el frigorífico Carrasco, por un monto de US$17,13 millones.

Ya en 2011, la mayor inversión fue promovida por la planta industrial de San Jacinto, cifra que se ubicó en US$5,08 millones.

El factor fundamental en la caída de la inversión en el sector de la industria frigorífica fue la conclusión de las obras del frigorífico Breeders & Packers Uruguay (BPU), que se inauguró el año pasado en el departamento de Durazno.

Esta inversión superó los US$100 millones y permitió la construcción de la planta más moderna existente en el país.

Por otra parte, el nivel promedio mensual de deuda de la industria frigorífica con el sistema financiero fue de US$185,5 millones en 2011 frente a los US$180 millones de 2010.

Así surge de los datos del BCU desagregados por sectores económicos. En 2009 el promedio mensual fue de US$222,5 millones y de US$202 millones el año anterior.

En tanto, continúa preocupando al sector de la industria cárnica la baja faena respecto a la capacidad instalada, lo que le ocasiona altos costos de producción en relación al producto obtenido.

Industriales consultados manifestaron su preocupación por la escasez de oferta de ganado para faena.