La inversión en la construcción en Chile crecería un 2,4% en el 2018 después de tres años de caídas, impulsada por un mayor dinamismo del rubro inmobiliario y por proyectos de infraestructura pública y privada, dijo este miércoles el gremio del sector.

El esperado repunte del rubro, muy intensivo en mano de obra, ocurriría luego de una baja que llegaría al 1,8% este año, en medio de una debilitada economía que crecería a su menor nivel desde la contracción del 2009.

"Con estos resultados, 2017 será el tercer año consecutivo en que la inversión en construcción terminará con cifras negativas, lo que -al igual que años anteriores- se explica por la menor inversión en infraestructura productiva", dijo Javier Hurtado, gerente de estudios de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC).

No obstante, se prevé una recuperación el próximo año de la mano de una expansión del 2,2% en el gasto en infraestructura pública y del 2,8% en el sector privado, favorecido por un mayor dinamismo de proyectos medianos y pequeños.

En materia de vivienda, el gremio pronosticó un alza de la inversión del 2,8%.

"La recuperación de las expectativas, el mayor otorgamiento de permisos de edificación habitacional y el incremento del ingreso de nuevos proyectos inmobiliarios durante la segunda mitad de este año permiten anticipar un efecto positivo para este subsector", dijo Hurtado.

Bajo este panorama, proyectó que el desempleo en la construcción alcanzaría en promedio un nivel de 9,3% en 2018, por debajo del 9,8% que anotaría este año.

En la industria de la construcción chilena participan firmas como SalfaCorp, Socovesa, Besalco y Paz Corp, entre otras.