Paraguay. Entre edificios de residencias en altura terminados, en proceso de construcción y próximos a iniciarse, la madre de ciudades suma más de US$ 500 millones de inversión, según datos aportados por desarrolladores inmobiliarios ante nuestra consulta.

Los números indican que Asunción recibió en los últimos cinco años una importante cantidad de emprendimientos de ese tipo impulsados por inversores de capital extranjero y nacional. 

De los US$500 millones, US$134 millones corresponden a 508 departamentos concluidos y distribuidos en siete edificios.

Por otra parte, hay varias obras en ejecución, entre ellas nueve torres que significan más de US$270 millones de inversión y que ofrecerán al mercado más de 800 opciones de viviendas o residencias.

También están aquellos proyectos próximos a iniciarse, que una vez terminados contarán con más de 300 unidades mediante la inyección de más de US$ 80 millones. 

De esta manera, la edificación de viviendas en altura se puso de moda en el país, ocasionando que muchas familias dejaran sus grandes casas para mudarse a departamentos. 

Las propiedades sobre las avenidas Santa Teresa y Santísima Trinidad se volvieron las más cotizadas de Asunción para el desarrollo de viviendas en altura. Esta “avalancha” de obras propició a su vez la contratación de al menos 400 colaboradores por cada proyecto, entre contratistas, técnicos y otros profesionales. Gran parte de las obras son ejecutadas por constructoras paraguayas. 

Con la entrada de este tipo de proyectos se instalaron las amenidades, tales como los sectores de gimnasio, piscina y salón de eventos, en algunos casos hasta salas de cine, biblioteca, laundry, cancha de tenis, sala de yoga, peluquería y otras. Estos servicios de alto valor agregado hicieron que se eleven los costos de las expensas. 

El buen momento económico que vivía el país, la llegada de más multinacionales e inversores inmobiliarios, el anuncio de más edificios corporativos y comerciales, la diversificación de la inversión local (empresarios del campo empezaron a invertir en ladrillo) y el buen retorno de la comercialización, fueron los principales imanes que propiciaron esta lluvia de torres habitacionales de clase alta.

Óscar Barchini, director comercial de Fanal, indicó que el sector inmobiliario seguirá creciendo. “Asunción está muy bien y los desarrolladores seguirán apostando. Lo que pasó fue que salieron muchos metros cuadrados juntos y eso generó una percepción de sobreoferta. Hoy bajaron los precios, la ocupación está alta en los edificios y la oferta está absorbiendo la demanda”, subrayó.