París. La Agencia Internacional de la Energía (AIE) prevé que las inversiones mundiales en energía se desplomen en 2020 en torno a un 20%, equivalente a US$400.000 millones, su mayor caída en la historia, a causa del brote del nuevo coronavirus.

La AIE, con sede en París, dijo que esto podría tener graves repercusiones para la seguridad energética y la transición a energías limpias a medida que la economía mundial se recupera de la pandemia.

Los Gobiernos están relajando las restricciones establecidas para frenar la propagación del virus después de que el confinamiento de alrededor de 3.000 millones de personas llevara a la economía mundial a un estado de parálisis casi total.

A principios de año, la inversión mundial en energía iba camino de un aumento del 2% en 2020, su mayor crecimiento en seis años, según la AIE. En 2019 se invirtieron US$1,8 billones en el sector.

"La caída histórica de la inversión energética mundial es profundamente preocupante por muchas razones", dijo Fatih Birol, director ejecutivo de la AIE.

"Significa la pérdida de empleos y oportunidades económicas hoy, así como la pérdida de suministro de energía que podríamos necesitar mañana una vez que la economía se recupere", dijo, a lo que añadió que podría perjudicar el avance hacia energías más limpias.

La AIE dijo que los ingresos de los Estados y el sector se reducirán en más de 1 billón de dólares en 2020 debido a la caída de la demanda de energía y a la bajada de los precios.

Las empresas energéticas mundiales han recortado sus inversiones y han dejado de lado proyectos para reforzar sus finanzas debido a la crisis. La AIE dijo que el aumento de las deudas después de la crisis planteará riesgos duraderos para las inversiones.