El consorcio que conformaron YPF (40%), Petrobras (40%) y la portuguesa Galp (20%) –que están a cargo de la exploración de los bloques 3 y 4 de la plataforma marítima uruguaya– se vieron obligados a acelerar sus inversiones este año, producto de la valorización que tuvo el subsuelo del mar territorial local en el selecto mundo petrolero luego de la Ronda Uruguay II de 2012.

En diálogo con El Observador el gerente de Explotación y Producción de ANCAP, Héctor de Santa Ana, informó que a priori todo apuntaba a que las empresas que habían participado de la Ronda Uruguay I en 2009 (YPF, Petrobras y Galp) culminarían su contrato exploratorio de cuatro años en mayo de 2014 y luego no seguirían adelante con la fase II,que las obligaba a realizar perforaciones en el período subsiguiente de dos años.

Sin embargo, todo cambió con el resultado de la Ronda Uruguay II que despertó el interés de las principales petroleras del mundo que se adjudicaron ocho bloques y se comprometieron a invertir US$1.562 millones en un período de tres años.

Según explicó de Sana Ana, la “valorización” que tuvo la plataforma offshore de Uruguay, llevó a un cambio de estrategia y a revisar el plan de inversiones de la tres firmas que participaron de la Ronda Uruguay I. Si bien las empresas estaban cumpliendo con las unidades de trabajo previstas en el contrato que firmaron con ANCAP, ahora YPF, Petrobras y Galp lanzaron un llamado para realizar los estudios de sísmica 3D en los bloques 3 y 4 para incrementar la información disponible antes de mayo de 2014. Esto es clave para tener una mayor certeza sobre cuál es el área más propicia para realizar dos perforaciones entre los años 2014 y 2016.

“Para estas empresas (por YPF, Petrobras y Galp) el valor de sus bloques se multiplicó por una decena de veces respecto a la fecha que firmaron los contratos con ANCAP”, resaltó De Santa Ana. Con la información 3D, las petroleras accederán a datos más contundentes para precisar el área donde realizarán una perforación que tiene un costo no menor a los US$ 100 millones.

Por otro lado, es muy factible que la brasileña Petrobras opte por dejar de lado su participación en el consorcio que acordó con YPF y Galp producto de su estrategia de desinversión en el extranjero para centrar su atención en los yacimientos que maneja en Brasil, supo El Observador.

En este contexto, es probable que YPF pueda asociarse con otro operador petrolero para seguir adelante con la fase del II de su contrato que incluye dos perforaciones en un período de dos años. Precisamente, los contratos de la Ronda Uruguay I –a diferencia de la II– ofrecen una flexibilización mayor, al tal punto que pueda ingresar un nuevo operador petrolero para la explotación de esos bloques. De Santa Ana dijo que es factible que a la segunda fase de los bloques 3 y 4 se integren otras empresas del sector para seguir adelante con el proceso exploratorio. De hecho, el contrato actual permite que hasta el contratista principal de cada bloque pueda pasar a manos de otro operador, siempre y cuando ANCAP avale la operación. Esto no está permitido en los ocho contratos que firmó el ente petrolero local de la Ronda Uruguay II, donde las empresas titulares no pueden ceder sus derechos como contratistas principales de las áreas marítimas asignadas.

Hasta ahora las autoridades de ANCAP tenían previsto que la primera perforación en la plataforma marítima la iba a realizar la francesa Total antes de setiembre de 2015, ya que en su contrato se comprometió a concretar un pozo en la primera fase de exploración de tres años. No obstante, con la aceleración de los estudios sísmicos de los bloques 3 y 4, es probable que el consorcio de YPF, Petrobras y Galp materialicen una perforación antes de ese período, adelantó De Santa Ana.

Inversión mayor. Como consecuencia de costos mayores que están afrontando las cuatro empresas petroleras que están realizando trabajos de sísmicas en la plataforma marítima (BP, BG, Total y Tullow) los montos de inversión en estos estudios seguramente superen los US$ 1.562 millones que estimaron las empresas cuando firmaron los contratos de exploración por tres años con gobierno, informó el gerente de Exploración y Producción de ANCAP.

“El mar estuvo complicado para desarrollar el trabajo de los barcos y eso encareció los costos”, explicó el funcionario. Las empresas ya completaron entre el 40% y 50% de los trabajos sísmicos 2D y 3D que planificaron para sus respectivos bloques. Los técnicos de ANCAP ya están visualizando por primera vez imágenes en 3D de la plataforma marítima local.