Con la inversión de US$2.500 millones para ampliar una planta en Chihuahua y construir dos más de motores en dicha entidad y Guanajuato, Ford Motor Company se subirá a la demanda global de construir autos más eficientes en el consumo de combustible y de menor peso, lo que le permitirá sustituir el acero por la fibra de carbono o bien aluminio.

Ante el jefe del Ejecutivo, Enrique Peña, Joseph Hinrichs, presidente de las Américas para Ford, informó que se generarán 3.800 empleos, de modo que la planta de motores en Chihuahua se convertirá en la más grande de México para proveer a Estados Unidos, Sudamérica y Vietnam.

“Estos nuevos motores y transmisiones contribuirán a dar aún mejores experiencias de manejo e incrementarán los ahorros en economía de combustible para nuestros clientes de todo el mundo”, expresó tras el anuncio.

La norma denominada Corporate Average Fuel Economy (CAFE, por su sigla en inglés) implementada en Estados Unidos, exige a los fabricantes de automóviles hacer que los vehículos cuenten con un consumo de combustible más eficiente y otros aspectos ecológicos.

En su intervención, el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, destacó que las inversiones automotrices en México durante el presente sexenio suman US$22.600 millones, lo que convierte a nuestro país en el clúster automotriz de América del Norte.

“Estas inversiones no son por casualidad. Llegan porque se ve en el mundo, en México, confianza; porque hay confianza en el rumbo que lleva el país, porque hay confianza sobre todo a partir de las reformas estructurales”, presumió el presidente Peña Nieto.

En el evento de presentación de la inversión, el primer mandatario garantizó que habrá estabilidad laboral y un buen clima social en México, lo cual hace que el mundo voltee a ver a nuestro país y que las empresas ya establecidas, como es el caso de Ford, reafirmen su confianza en el país.

El Ford Fusion es el vehículo que más se manufactura en México y el modelo que más se exporta al mundo, mientras que Ford como compañía en nuestro país produce 8% del total de vehículos que vende la automotriz en el mundo, y más de US$10.000 millones en autopartes y componentes son nacionales.

Hinrichs explicó que la nueva planta de transmisiones en Guanajuato se construirá en las instalaciones de “nuestro proveedor de transmisiones y socio de antaño, Getrag, que está ubicado en la ciudad de Irapuato. Una inversión total para este proyecto asciende a US$1.200 millones y traerá aproximadamente 2.000 nuevos empleos”.

“El anuncio es un hito importante en la historia de 90 años de Ford en México”, expuso Gabriel López, presidente y CEO de Ford de México.