Santiago. Las inversiones asiáticas comprometidos en proyectos de la gran minería de Chile ascienden a US$11.074 millones, informó el Ministerio del ramo.

La cifra representa 10,6% de los US$104.000 millones de inversión que el gobierno estima se invertirá en este sector a nivel nacional hasta el 2022.

Las inversiones japonesas son las más numerosas y totalizan US$10.601 millones en proyectos de cobre, hierro y no metálicos. Los capitales nipones controlan totalmente al yacimiento de Caserones, que está en su fase de arranque. Corea del Sur invierte a través de la estatal Kores Resources, que detenta 30% del proyecto en el yacimiento de Santo Domingo con US$1.242 millones, que entraría en operaciones en 2018.

Además, La India está invirtiendo US$373 millones en hierro, a través de la empresa JSW Steel, que tiene el 70% del proyecto Bellavista.

El ministro de Minería de Chile, Hernán de Solminihac, aseguró que "no sólo nuestra riqueza geológica es un atractivo para la inversión extranjera, sino también nuestra reconocida solidez macroeconómica y el hecho que en Chile la institucionalidad opera correctamente".

Una de las firmas japonesas en Chile es Mitsui, con una participación clave en la mina Los Bronces (controlada por Anglo American), así como en Collahuasi y en Caserones.

Hace dos meses, esta firma estableció su filial de minerales en el país, llamada MMRD, donde espera ahondar en proyectos junto a la estatal Codelco.

Otra compañía es JX Nippon Mining & Metals, que tiene invertidos cerca de US$2.700 millones repartidos en los yacimientos de Caserones, la ampliación de Los Pelambres y en nuevos proyectos de Minera Escondida.

Marubeni es igualmente un holding nipón que está invirtiendo en el sector cuprífero, con proyectos asociados con Antofagasta Minerals (AMSA). Esta firma está inyectando US$810 millones en el proyecto Esperanza Sur (US$2.700 millones), de la Minera Esperanza, donde la compañía asiática posee 30% (el 70% restante pertenece a AMSA).

En la ampliación de los yacimientos Los Pelambres, Marubeni ha invertido US$612,5 millones y también está invirtiendo otros US$500 millones en Antucoya, donde tiene el 30%, quedando el resto en manos de AMSA.

Además, en la producción de hierro, la inversión japonesa llega a US$224 millones, con el 19,3% que Mitsubishi tiene en la Compañía Acero del Pacífico (CAP), mientras que en minería no metálica, los aportes nipones llegan a US$52 millones, indican cifras del Ministerio de Minería.