Viena, Austria. El presidente de Bolivia, Evo Morales, se reunía a primera hora de este lunes con inversionistas y académicos austriacos interesados en la industrialización del litio boliviano, en un céntrico hotel de Viena, donde horas más tarde dará batalla en defensa de la hoja de coca en su estado natural, en el campo de la Organización de Naciones Unidas (ONU), que celebra el 55 período de sesiones de su Comisión Contra el Tráfico Ilícito de Drogas.

Morales se encontraba en la sede de su hospedaje vienés con un director de la interesada  empresa Andritz, Wilhelm Karner, además de un destacado de la Universidad Técnica de Viena , el profesor Hermann Kronberger, su homólogo de la Universidad Técnica Graz y Varta Micro Innovation, Stefan Koler y el presidente de la Asociación Alba Austria, Federico Mahrer.

El vicecanciller Juan Carlos Alurralde y el ministro boliviano de la Defensa, Rubén Saavedra, acompañarán al mandatario en el desayuno trabajo en el Hotel Intercontinental, enclavado en una avenida típicamente vienesa, la Johannnesgasse, en el centro histórico de esta ciudad europea.

Se trata de la primera de una serie de actividades que realizará Morales este lunes en Viena.

Bolivia posee en su altiplano andino, a más de 3.800 metros de altura sobre el nivel del mar, una de las principales reservas mundiales de litio, estimada en 100 millones de toneladas.

Se trata del 70% del acopio mundial de este mineral no pesado, altamente demandado por las industrias automotriz y de telecomunicaciones del planeta, en las salmueras de los salares de Uyuni y Coipasa, principalmente el primero en el departamento de Potosí (sudoeste)

Tras el desayuno con los empresarios y académicos austriacos, el jefe de Estado se trasladará a la sede austriaca de Naciones Unidas, ante cuyo foro se plantará hacia el mediodía local para defender el acto del acullico (masticado) de la hoja de coca que una convención del foro multilateral proscribió en 1961 y que Bolivia ha denunciado con reserva.

El 67% de la población indígena de Bolivia, de 11 millones de habitantes, mastica de manera cotidiana la hoja de coca, como acicate alimenticio, nutriente y, entre otras propiedades, digestivo.

Lo mismo hace una porción importante de la población mestiza en el país sudamericano.

El acullico es, lo mismo, una práctica habitual en el norte de Argentina, en el sur de Perú y en la zona andina de Colombia y Ecuador.

Colombia, Perú y Bolivia son, en ese orden, los productores más importantes de la hoja de coca  en el mundo.

Se prevé que Morales, el primer presidente indígena de Bolivia en 180 años, exalte las bondades medicinales y alimenticias de la hoja de coca, que ha traído desde Bolivia y que, se presume, masticará en un acto simbólico ante el foro.

Morales llegó a Viena el domingo por la noche y tras su intervención en el foro y una serie reuniones con autoridades y empresarios locales, volverá a Bolivia la noche de este lunes.