Washington. Un grupo de inversionistas estadounidenses está buscando la aprobación de Washington para adquirir el colateral de cerca del 50% que tiene la mayor firma estatal de energía de Rusia, Rosneft, en la refinería Citgo, dijo uno de los inversionistas.

La medida evitaría que Moscú confisque una gran parte de la refinería situada en Estados Unidos en caso de un incumplimiento de deuda por parte de su actual propietario, la petrolera estatal venezolana PDVSA.

Citgo, con sede en Texas, opera una red de refinación de 749.000 barriles por día en Estados Unidos.

Con la economía venezolana devastada por cinco años de recesión, el Gobierno socialista del presidente Nicolás Maduro ha recurrido cada vez más a su aliado Rusia para buscar el dinero y el crédito que necesita para sobrevivir, ofreciendo a cambio preciados activos petroleros estatales.

Rosneft ha adquirido algunos campos petroleros codiciados en la nación miembro de la OPEP, lo que le da un creciente control sobre las exportaciones de crudo venezolano.

Venezuela entregó a Rosneft el 49,9% de Citgo en garantía a cambio de un préstamo por US$1.500 millones hace dos años. El 50,1% restante de las acciones de Citgo es el colateral para los tenedores del bono 2020 de Petróleos de Venezuela (PDVSA).