Helsinki. La empresa finlandesa Rovio Entertainment, creadora del juego y los dibujos animados de Angry Birds, realizó una advertencia sobre sus ganancias este jueves, provocando una caída de casi la mitad en el precio de sus acciones y generando grandes pérdidas a sus inversores.

Rovio culpó del empeoramiento del panorama de ganancias a los crecientes costos de marketing y otras inversiones. A las 1327 GMT, sus acciones se desplomaban un 47,28%, hasta los 5,2 euros, menos de la mitad del precio de su oferta pública inicial (OPI), de 11,5 euros.

"Esta guía no se acerca en absoluto al crecimiento del que hablaron previamente", dijo un gestor de fondos con títulos de Rovio que pidió mantenerse en el anonimato.

Se trató del último revés para los inversores después de que las acciones cayeron cerca de un 20% en noviembre, tras presentar su primer reporte interno como compañía cotizada en bolsa.

La firma nórdica presentó este jueves una previsión de margen operativo para 2018 de entre el 9% y el 11% frente al 10,6% de 2017 y dijo que espera ventas de 260-300 millones de euros (hasta US$369 millones) comparado con los 297 millones (US4365 millones) del año pasado.

No obstante, estas cifras estuvieron por debajo de las previsiones de analistas de un margen del 14,5% y ventas de 336 millones de euros (US$413 millones), según datos de Thomson Reuters.

Tras la OPI en septiembre, la presidenta ejecutiva de Rovio, Kati Levoranta, dijo que "se espera que el mercado de los juegos para móviles crezca rápidamente y estamos bien posicionados para beneficiarnos de este crecimiento".

La compañía tuvo un rápido crecimiento tras el lanzamiento en 2009 del juego original de "Angry Birds", en el que los jugadores usaban hondas para atacar a cerdos que robaban huevos de pájaros. No obstante, cayó en una pérdida operativa y despidió a un tercio de su plantilla en 2015 por la dura competencia y un cambio en los juegos gratuitos disponibles.