Caracas. Venezuela modernizará con la ayuda de China el mayor terminal portuario del país, Puerto Cabello, tras años de falta de inversión y en medio del escándalo por el hallazgo de miles de toneladas de comida vencida, dijeron este miércoles autoridades y la empresa encargada de la obra.

China Harbour Engineering Company (CHEC), subsidiaria de China Communications Construction Company (CCCC), será la firma encargada de construir el nuevo terminal de contenedores que, en una primera etapa, supone una inversión de US$600 millones de dólares.

"Puerto Cabello se ha quedado rezagado en el tiempo, sin inversiones desde 1970", dijo el ministro de Transporte y Comunicaciones, Francisco Garcés, durante la firma de un memorándum de entendimiento con CHEC.

El puerto, que recibe alrededor del 75% de los cargamentos importados por Venezuela, fue nacionalizado a mediados del 2009 junto a dos de los ocho terminales que tiene el país, revirtiendo parcialmente la privatización ocurrida en la década de 1990.

"Sabemos que ahora hay muchos problemas en el puerto y para elevar la eficiencia de carga y descarga de contenedores es necesaria esta obra", dijo a Reuters, el gerente general de CHEC en Venezuela, Yu Huixian.

Retrasos en recepción de barcos. Puerto Cabello, en el central estado Carabobo y manejado por la estatal Bolivariana de Puertos (Bolipuertos), sufrió a fines de julio un retraso en la recepción de barcos que originó la acumulación de unas 30 naves en espera de descargar mercancía, principalmente alimentos.

Este incidente sucedió apenas semanas después del hallazgo de más de 4.000 contenedores con comida vencida, que había sido importada desde 2009 por redes del Estado, lo que golpeó la popularidad del Presidente Hugo Chávez ante la proximidad de unos cruciales comicios legislativos.

Las obras incluyen dos atracaderos para barcos post-Panamax, de más de 300 metros de eslora.

Garcés dijo que los trabajos de expansión permitirán recibir embarcaciones del doble de la capacidad que actualmente atracan en el país sudamericano.

Asimismo, Yu dijo que CHEC negocia otros proyectos con Petroquímica de Venezuela (Pequiven) y la estatal petrolera PDVSA.

CHEC es la mayor contratista del país asiático y la segunda firma que opera con dragas en el mundo. Es responsable del 95% de las obras portuarias en China y está presente en Brasil, Argentina, México, Colombia y Uruguay.

Venezuela importa la mayor parte de los alimentos que consume, labor que en los últimos años ha tenido una participación mucho más activa del Estado tras la expropiación de decenas de empresas de consumo masivo y la creación de redes de comercialización como Mercal y Pdval.

Desde la llegada de Chávez al poder en 1999 las relaciones entre Venezuela y China se han estrechado y en abril el mandatario socialista anunció que su país recibiría un crédito de US$20.000 millones del gigante asiático.

Además, Venezuela ha acudido a China para compras militares como aviones de combate ligeros K-8.