Santiago. La investigación en Chile de la fusión entre la aerolínea local LAN y la brasileña TAM entró el jueves en su recta final con el inicio de una audiencia pública, un paso clave para que un tribunal local dé su fallo sobre la operación, lo que se espera ocurra antes de agosto.

Se espera que antes de agosto de este año el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC) determine si aprueba o no la fusión de ambas aerolíneas. Esto, luego de que dicho organismo decidiera en una audiencia de cuatro horas desarrollada este jueves en Santiago, no pedir más antecedentes.

"Quedó en estado de acuerdo. No hemos resuelto pedir antecedentes. Hay que escribir la resolución, ya empezamos a trabajar pero ya la próxima semana vamos a empezar a trabajar a fondo en ella", dijo Tomás Menchaca, presidente del TDLC, según consignó La Tercera.

Lan y TAM anunciaron en agosto de 2010 un acuerdo para intercambiar acciones y crear la mayor compañía aérea de América Latina, pero una asociación de consumidores en Chile (Conadecus) lo objetó a principios de 2011 ante una corte antimonopolios, que abrió un proceso indagatorio y suspendió la fusión.

Tras el cierre del plazo para recibir presentaciones e identificar a los involucrados, el Tribunal de la Libre Competencia (TDLC) fijó una única y maratónica audiencia para este jueves, aunque también podría solicitar antecedentes adicionales a las partes y retrasar un dictamen.

En la cita, el abogado de Lan, Cristóbal Eyzaguirre, destacó que la unión de las aerolíneas "es casi una asociación de complementariedad y beneficios muy palpables para los clientes".

Eyzaguirre agregó que “eso es esta fusión, nuevas rutas, más frecuencias, menor tiempo de conexión, menores precios. Al evitarse la doble marginación se produce un efecto de menores precios”.

Por su parte, el abogado de la Corporación Nacional de Consumidores y Usuarios de Chile (Conadecus), dijo que Lan siempre debió haber consultado esta operación y la calificó de una aerolínea agresiva.

Conadecus ha pedido estudiar si la fusión se ajusta a las normas locales, incluyendo algunas rutas de concentración por parte de las aerolíneas involucradas y la posición de dominio actual por parte de LAN.

La asociación de consumidores está "preocupada por el menor número de actores" que tendría la industria chilena, dijo durante la concurrida audiencia Gonzalo Cruzat, representante legal de Conadecus.

La aerolínea chilena aseguró que aportará los antecedentes que el TDLC requiera para concluir el análisis de la operación lo más rápido posible, con la esperanza que esto ocurra al término del segundo trimestre.

Las aerolíneas esperan lograr sinergias por US$400 millones anuales con su plan de fusión, aunque analistas han moderado su visión sobre esos ahorros porque esperan restricciones más duras por parte del regulador chileno.

En caso de obtener un fallo negativo del TDLC, Lan no ha descartado acudir a la Corte Suprema para impugnar las medidas del tribunal.