Londres. Irak quiere aumentar las exportaciones de petróleo en hasta 400.000 barriles por día durante los próximos dos meses con la apertura de una nueva boca de salida en el Golfo Pérsico, dijo este martes una fuente de la industria petrolera iraquí, en la mayor expansión de la capacidad a nivel mundial en este año.

Bagdad, actualmente en el tercer año de un audaz programa de desarrollo del crudo, finalmente podría exportar todo el petróleo extra que sacan las multinacionales de sus gigantescos yacimientos.

Los límites a las exportaciones y los cuellos de botella de la infraestructura han impedido la salida de parte del crudo nuevo, y dejaron las exportaciones del sur del país en alrededor de 1,7 millones de barriles por día (bpd) durante la mayor parte del año pasado.

Pero, a medida que comienza a funcionar el primero de tres atracaderos de punto único (SPM por su sigla en inglés), las ventas del crudo ligero Basora del sur iraquí subirían en hasta 200.000 bpd en febrero, a 1,9 millones de bpd, mientras que los embarques podrían alcanzar 2,1 millones de bpd hacia marzo, detalló la fuente.

"El programa para febrero está finalizado (...) Si todo marcha bien, las exportaciones del Ligero Basra alcanzarán (1,9 millones de bpd)", agregó.

Se espera que los embarques del crudo de Kirkuk, en el norte, sigan estables en unos 400.000 bpd, por lo que las exportaciones totales del país alcanzarán alrededor de 2,3 millones de bpd, un máximo desde la guerra que empezó en el 2003.