Bagdad. Irak espera finalizar dentro de días el borrador final de un contrato de miles de millones de dólares con Royal Dutch Shell y la japonesa Mitsubishi para capturar el gas que se quema en los yacimientos petrolíferos del sur, dijo el ministro de Petróleo de Irak.

El ministro de Petróleo, Hussain al-Shahristani, dijo este domingo en una entrevista que el contrato no incluye el gigantesco yacimiento petrolífero de 12.600 millones de barriles de Majnoon, que está siendo desarrollado por Shell y su socio malasio Petronas.

"Esperamos terminar el contrato dentro de unos pocos días", dijo Shahristani, y agregó que el borrador final del acuerdo se estaba discutiendo en el Ministerio de Petróleo en consulta con asesores externos.

"Si es aprobado como está, lo presentaremos al Gabinete. Casi hemos finalizado el borrador final del contrato", aseveró.

El funcionario sostuvo que esperaba firmar el acuerdo antes de fin de año.

El acuerdo de US$12.000 millones, pactado por primera vez con Shell en 2008, implica capturar el gas natural asociado producido en yacimientos petrolíferos del sur de Irak cerca de la ciudad de Basora.

Cubrirá el yacimiento petrolífero de Irak, Rumaila, que está desarrollando BP y CNPC; Zubair, que se está trabajando por Eni, Occidental y Kogas; y West Qurna, cuyos dos proyectos están en manos de Exxon y Shell, y Lukoil y Statoil. Pero no incluirá a Majnoon, dijo Shahristani.

Irak quema 1.000 millones de pies cúbicos de gas todos los días en sus yacimientos petrolíferos, energía que necesita aprovechar para generar electricidad en un país que sufre de crónicos apagones más de siete años después de la invasión liderada por Estados Unidos.

El 20 de octubre, Irak subastó con éxito tres campos de gas, lo que generó dudas sobre si habría suficiente demanda en el mercado nacional o aún en el extranjero para tanto gas.

Shahristani dijo este domingo que las necesidades de generación de electricidad de Irak eran grandes, y el suministro era necesario.

Además de sus planes para el gas, Irak ha firmado acuerdos con petroleras internacionales para desarrollar sus mayores yacimientos de crudo. Espera cuadruplicar su capacidad de producción a los niveles sauditas de 12 millones de barriles por día dentro de seis a siete años.

Shahristani respondió a los escépticos que sostienen que Irak será presionada duramente para lograr esos planes ambiciosos, reiterando que estas eran obligaciones "contractuales" firmadas por las compañías.

"Pero cuánto producirá Irak realmente depende de cuánto pueda absorber el mercado de petróleo", aseveró.