Bagdad. Irak firmó este domingo un acuerdo final de US$17.000 millones con Royal Dutch Shell y Mitsubishi para capturar el gas asociado de sus campos en el sur del país, un proyecto que debería impulsar el alicaído suministro eléctrico local.

El acuerdo por 25 años, uno de los mayores que Irak ha firmado con una compañía energética extranjera, espera aprovechar más de 700 millones de pies cúbicos diarios del gas asociado que se quema en los yacimientos del sur iraquí.

El esperado pacto fue completado con una ceremonia de firma en Bagdad a la que asistieron el ministro del petróleo iraquí, Abdul-Kareem Luaibi, y el director ejecutivo de Shell, Peter Voser.

"Este día representa un cambio histórico en la industria petrolera iraquí, representado por la mejor utilización del gas asociado) para cumplir con las crecientes necesidades de gas de Irak", indicó Luaibi en la ceremonia.

Miembro de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), Irak ha firmado una serie de acuerdos con petroleras extranjeras para modernizar su industria energética tras años de guerra y sanciones económicas.

Se espera que una mayor producción petrolera genere un importante aumento en la producción de gas asociado y pronto Irak podría producir más gas del que puede utilizar, abriendo la posibilidad de exportarlo.

El acuerdo de Shell involucra la creación de la empresa conjunta Basra Gas Co, en la que el gobierno tendrá 51%, Shell el 44% y Mitsubishi el 5%.

El proyecto busca capturar el gas del campo más productivo de Irak, Rumaila, además de Zubair y Qurna Occidental.

El suministro intermitente de electricidad es una de las mayores quejas de los iraquíes contra su Gobierno. La red de abastecimiento de energía cubre apenas la mitad de la demanda.