Estambul. Irak retrasó en poco menos de un mes la fecha de una subasta para firmas internacionales que quieran desarrollar tres de sus campos de gas, dijeron el domingo ejecutivos de compañías y funcionarios de energía iraquíes.

Bagdad había anunciado que invitaría a 45 compañías internacionales que fueron precalificadas en las dos subastas de petróleo del año pasado, para ofertar por el campo Akkas, ubicado en el desierto occidental, Siba, del centro sureño de Basora, y Mansuriyah, situada en el este de Irak.

La subasta tendría lugar inicialmente el 11 de septiembre, pero ahora se realizará el 1 de octubre.

"Es un retraso muy corto, no es realmente un problema", dijo a Reuters Ahmad Haidar Ahmad, gestor de desarrollo de negocios de Kuwait Energy, una compañía privada, en los márgenes de una reunión sobre gas en Estambul.

El Ministerio de Petróleo iraquí mantenía el domingo y el lunes en Estambul una reunión para discutir detalles de la ronda de subastas y términos de contratos con licitantes interesados. El Ministerio había dicho que estaba considerando posponer la subasta de gas para dar más tiempo a las firmas.

Ahmad indicó que el retraso en la formación de un nuevo gobierno iraquí no ha impedido a su compañía formar parte de la ronda de ofertas.

Irak está estancada en negociaciones políticas para la formación de su nuevo gobierno desde que unas elecciones en marzo no arrojaron un ganador claro. Muchos políticos iraquíes han dicho que recién a mediados de septiembre o más adelante se podrían saber los nombres del nuevo primer ministro y su gabinete.

Uno de los principales puntos del contrato bajo discusión es permitir a las compañías exportar la mitad del gas producido en los campos, dijo Murat Yazici, ejecutivo de la estatal Turkish Petroleum Corporation (TPAO) quien asistió a la reunión.

Un funcionario iraquí, que habló bajo la condición de no ser identificado, confirmó que la subasta había sido postergada hasta el 1 de octubre. Cuando se le preguntó sobre la razón de la demora, dijo que las compañías podrían necesitar más tiempo ahora que pueden vender el gas.

Las compañías extranjeras no deberán pagar al gobierno iraquí más bonificaciones de firma por los campos de gas, dijo el funcionario, porque Irak está intentando atraer a las empresas internacionales endulzando sus términos de contrato.