Teherán. Irán amenazó este martes con detener el flujo del petróleo a través del Estrecho de Ormuz si se imponen sanciones internacionales a sus exportaciones de petróleo por sus supuestas ambiciones nucleares, lo que podría detonar un conflicto militar con las economías que dependen del petróleo del Golfo Pérsico.

Las tensiones de Occidente con Irán se han incrementado desde un reporte del regulador nuclear de la ONU, del 8 de noviembre, que dice que Teherán parece haber trabajado en el diseño de una bomba atómica y que todavía podría estar llevando adelante las investigaciones con ese fin.

Irán niega fuertemente esa afirmación y dice que desarrolla energía nuclear para propósitos pacíficos.

Irán ha expandido la actividad nuclear en forma desafiante a pesar de cuatro rondas de sanciones de la ONU desde el 2006 por su negativa a suspender las sensibles actividades de enriquecimiento de uranio y abrirse a los inspectores nucleares de Naciones Unidas.

Muchos diplomáticos y analistas creen que sólo las sanciones que apunten contra el sector petrolero iraní, el principal engranaje económico del país, podrían ser lo suficientemente dolorosas para lograr que cambie de curso, pero Rusia y China, grandes socios comerciales de Teherán, han bloqueado iniciativas en ese sentido en la ONU.

La advertencia que dio el martes Irán llega tres semanas después de que los ministros de Relaciones Exteriores de la Unión Europea (UE) decidieran ajustar las sanciones en relación con el reporte del regulador de la ONU y trazaran planes para un posible embargo contra el petróleo del quinto exportador mundial de crudo.

"Si ellos (Occidente) imponen sanciones a las exportaciones petroleras de Irán, entonces, ni siquiera una gota de crudo puede fluir desde el Estrecho de Ormuz", dijo el primer vicepresidente iraní, Mohammad Reza, citado por la agencia de noticias de Irán IRNA.

Los ministros de la UE dijeron el 1 de diciembre que una decisión sobre sanciones adicionales se tomaría a más tardar en su encuentro de enero, pero dejaron abierta la idea de un embargo al crudo .

Las naciones de la UE, de 27 miembros, toman 450.000 barriles por día de petróleo iraní, un 18 por ciento de las exportaciones de la República Islámica, de las cuales la mayor parte va hacia China e India.

China, el mayor comprador del petróleo iraní, ha advertido contra "medidas con carga emotiva" que puedan agravar la tensión en la discusión nuclear con Irán.

Rusia, por su parte, ha advertido contra "aumentar una espiral de tensión", al decir que esto socavaría la probabilidad de que Irán coopere con los esfuerzos para asegurar que no construirá la bomba atómica.

Alrededor de un tercio de todo el petróleo transportado por mar fue embarcado a través del Estrecho de Ormuz en el 2009, de acuerdo con la Administración de Información de Energía de Estados Unidos, y la Armada estadounidense patrulla el área para asegurar el paso seguro.

La mayor parte del crudo exportado desde Arabia Saudita, Irán, Emiratos Arabes Unidos, Kuwait e Irak, junto con casi todo el gas natural licuado de Qatar, el mayor exportador del producto, deben pasar por el Estrecho de Ormuz, un canal naviero de 6,5 kilómetros de ancho entre Omán e Irán.

Irán también ha insinuado que podría atacar a Israel y a intereses de Estados Unidos en el Golfo en respuesta a cualquier ataque militar contra sus instalaciones nucleares, una opción de último recurso contra Washington y el Estado judío.

Sin embargo, algunos analistas dicen que Irán lo pensaría seriamente antes de cerrar el Estrecho, pues su economía podría sufrir tanto como la de los importadores occidentales de crudo y podría agitar el fantasma de la guerra con potencias militarmente superiores.

SAUDÍES REEMPLAZARÍAN CRUDO IRANÍ

Arabia Saudita, el mayor exportador mundial de petróleo, y otros miembros de la OPEP en el Golfo Pérsico están listos para reemplazar el crudo iraní si se aplican nuevas sanciones que interrumpan las exportaciones petroleras de Irán a Europa.

El ministro de Petróleo de Irán, Rostam Qasemi, había dicho que Arabia Saudita había prometido no reemplazar el crudo iraní si se imponen las sanciones.

"No se prometió nada a Irán, es muy improbable que Arabia Saudita no cubra una brecha en la demanda si las sanciones son impuestas", dijo una fuente industrial cercana al asunto, que declinó ser identificado.

En tanto, delegados de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) dijeron que Irán se perjudicará a sí mismo si interrumpe el flujo de petróleo en el Estrecho de Ormuz, así como a importantes productores regionales que también usan el canal como la principal vía de exportación petrolera del mundo.

"Si las sanciones son impuestas, el precio del petróleo en Europa aumentaría y Arabia Saudita y otros países del Golfo Pérsico comenzarían a vender ahí para cubrir la brecha y también beneficiarse de los altos precios", dijo otra fuente de la industria que no quiso ser mencionada.

Los futuros de crudo Brent subieron casi 1 dólar a más de 109 dólares por barril, después de la amenaza iraní, pero un delegado de la OPEP en el Golfo Pérsico dijo que el efecto sería temporal.

"Por ahora, cualquier movimiento en el precio del petróleo es de corto plazo, dado que no veo que Irán vaya a proseguir con la amenaza", refirió el delegado a Reuters.

La fuente de la industria dijo que en caso de que la Unión Europea imponga las sanciones, Irán exportaría más crudo a Asia, mientras que los estados del Golfo Pérsico desviarían sus envíos a Europa para cubrir la brecha hasta que el mercado se equilibre de nuevo.

Un importante analista refirió que si Irán lograr cerrar el Estrecho de Ormuz, la subsiguiente alza en los precios del petróleo afectaría la economía global, por lo que Estados Unidos intervendría desde el principio para frustrar el bloqueo.