Singapur. Irán comenzó a movilizar casi dos millones de barriles de fueloil a Singapur en el primer envío de este tipo desde junio, según una fuente portuaria con sede en Irán y datos navieros de Reuters publicados este jueves.

El principal centro marítimo de comercialización de combustibles de Asia logró una exención a las sanciones financieras estadounidenses contra Irán a fines de junio, luego que las autoridades pasaran a depender de compañías petroleras que operan en la ciudad Estado con el fin de recortar sus negocios con Irán.

Aunque Singapur había sido excluida de la primera lista de naciones eximidas de las sanciones estadounidenses, logró el alivio tras mostrar una merma significativa en sus importaciones de petróleo desde Teherán.

Los datos navieros muestran que el buque cisterna iraní Leadership, que llegaría a Singapur a principios de octubre, salió de aguas iraníes esta semana.

El buque de gran tamaño es uno de los tres buques cisterna gigantes que se anclaron cerca del centro de exportación iraní de la isleta de Charag, cargados de combustible y a la espera de un comprador, dijo a Reuters una fuente naviera con sede en Irán.

"La embarcación partió hace tres días, pero esperaba instrucciones desde principios de julio", dijo la fuente del sector.

"Nos informaron que esperaban compradores", agregó la fuente.

No fue posible contactar a funcionarios de la Compañía Nacional de Petróleo Iraní (NIOC, por su sigla en inglés) responsables de la comercialización del fueloil para comentar la información.

El combustible residual, que suele usarse para abastecer embarcaciones y para la generación de energía eléctrica, representa la mayor parte de las importaciones de petróleo iraní que llegan a Singapur.

Las importaciones de fueloil desde Irán cayeron a 38.000 toneladas en julio, casi un 84% por debajo de lo registrado en junio y muy lejos de un máximo de 561.000 toneladas en febrero, muestran datos de la agencia de comercio International Enterprise.

Las importaciones mensuales de fueloil de Irán de este año promedian 258.000 toneladas, un 59% por debajo de las 624.000 toneladas del año pasado.

Las sanciones estadounidenses buscan recortar el flujo de ingresos petroleros hacia Irán en un intento de obligar al país a limitar su programa nuclear, que Occidente cree busca desarrollar una bomba. Teherán dice que necesita reactores nucleares para suministrar energía eléctrica.

Singapur es uno de los principales centros de comercialización de petróleo del mundo y el combustible que llega a la ciudad Estado desde Irán suele ser mezclado, almacenado, comercializado y transportado de un buque a otro por compañías privadas que operan en la isla y sus aguas adyacentes.