Teherán. Irán no ha almacenado petróleo en barcos cisterna del Golfo Pérsico y sus exportaciones de crudo no han sido interrumpidas por causa de la creciente presión internacional sobre su programa nuclear, aclaró este sábado un funcionario a la agencia de noticias Mehr.

El martes, fuentes navieras dijeron que el volumen de petróleo crudo iraní almacenado en el mar se había incrementado en hasta 8 millones de barriles y que era probable que aumentara más, mientras la república islámica lidia con sanciones y con una ralentización estacional en la refinería.

"No ha habido interrupción en las exportaciones de crudo de Irán en el Golfo Pérsico (...). No hemos almacenado petróleo en el Golfo por motivo de sanciones, como reportaron algunos medios extranjeros", declaró Pirouz Mousavi a Mehr.

"No tenemos ni una gota de petróleo (almacenado) en el Golfo Pérsico (...) Las exportaciones de petróleo de Irán están desarrollándose en base a las políticas de la OPEP", aseveró.

Irán, el segundo mayor productor de petróleo de la Organización de Países Productores de Petróleo (OPEP) después de Arabia Saudita con un bombeo de cerca de 3,5 millones de barriles por día, enfrenta trabas comerciales por su programa nuclear, que Estados Unidos y sus aliados sospechan apunta al desarrollo de armas atómicas.

Irán dice que necesita tecnología nuclear para generar electricidad.

Los países de la Unión Europea (UE) han acordado en principio embargar las importaciones iraníes como parte de los últimos esfuerzos de Occidente para aumentar la presión sobre Teherán.

El almacenamiento temporal de crudo en barcos cisterna en el mar ha sido un medio efectivo en los últimos años para que Irán pueda mantener cargas hasta que se concreten las ventas, sin interrumpir la producción en los campos petroleros.

Los países de la Unión Europea propusieron "períodos de gracia" sobre los contratos existentes de uno a 12 meses, a fin de permitir a las compañías que encuentren proveedores alternativos antes de implementar un embargo.

Fuentes navieras dijeron que la escalada en las sanciones probablemente disuada a la mayoría de los propietarios de barcos internacionales de comprometerse en acuerdos en los que Irán pueda contratar barcos petroleros, acrecentando sus problemas de logística.

Irán ha amenazado con bloquear la ruta de envío de petróleo del crucial Estrecho de Ormuz, en el Golfo, si le imponen sanciones a sus exportaciones de petróleo.