Irán enfrenta problemas para hallar nuevos compradores para su petróleo, a medida que comienza a sentir el peso de las sanciones occidentales por su plan nuclear, informó este lunes el diario Financial Times.

Teherán ofrece vender 500.000 barriles más de crudo por día, que es casi el 23% de lo que exportó el año pasado, a refinerías chinas e indias, dijo el informe que citó a dos ejecutivos de la industria familiarizados con las tratativas.

El crudo es para entregar desde principios de abril, detalló.

Teherán no ofrece descuentos por el petróleo, mencionó el informe, citando una de las fuentes.

Si Irán no puede hallar compradores para el petróleo para mediados de marzo estaría obligado a almacenar barriles sin vender en buques cisterna o a reducir su producción, según el informe.

Irán, el segundo mayor productor de crudo de la Organización de Países Productores de Petróleo (OPEP), ordenó interrumpir sus ventas de petróleo a empresas de Gran Bretaña y Francia el domingo pasado, como represalia contra el endurecimiento de las sanciones de la Unión Europea por su programa nuclear.

El país dijo que vendería su petróleo a nuevos consumidores.