Londres. El tráfico aéreo mundial de pasajeros aumentó 5,9% en marzo respecto al mismo mes del año anterior, según los datos divulgados este miércoles por la Asociación Internacional para el Transporte Aéreo (IATA).

La cifra supera en 2,2 puntos porcentuales la registrada en febrero, cuando el volumen de pasajeros creció un 3,7%.

El organismo atribuye parte del incremento a las vacaciones de Semana Santa, que este año tuvieron lugar en marzo y no en abril, así como a la "robusta expansión" de los mercados emergentes como Latinoamérica, Oriente Medio y China.

"Los niveles de confianza de la industria continúan presagiando una mejora económica" pese a las revisiones a la baja del crecimiento en la eurozona o los recortes del gasto en Estados Unidos, dijo el director general de la IATA, Tony Tyler.

"Es importante que los gobiernos no pongan piedras en el camino de la recuperación", advirtió Tyler en referencia a los mercados "maduros", que mantienen un crecimiento "relativamente pequeño".

En cuanto al tráfico mundial de pasajeros, la demanda de vuelos internacionales creció en marzo un 6% respecto al mismo mes de 2012 y, en comparación con el mes anterior, la demanda ascendió un 0,4%.

Por regiones geográficas, el mayor crecimiento en la cifra de pasajeros de vuelos internacionales fue para las aerolíneas de Oriente Medio, que aumentaron el volumen un 15,6%, ligeramente por debajo del incremento de la capacidad, un 14,2%.

El tráfico de pasajeros en las aerolíneas de Latinoamérica creció 11,8% y su capacidad escalaba un 13,3%, mientras que la demanda en las aerolíneas europeas experimentó un aumento del 3,7%.

Las aerolíneas de Asia Pacífico vieron incrementar un 5,4% el volumen de pasajeros, mientras que las de América del Norte sólo aumentaron su demanda en un 2,4%, el resultado más bajo por regiones.

Por su parte, tanto la demanda como la capacidad en vuelos nacionales para tráfico de pasajeros subieron respecto a marzo de 2012 5,7 y 3,5%, respectivamente.

Los mejores datos fueron los de la China, donde la demanda para vuelos nacionales aumentó un 16,6% respecto al año anterior.