El Tribunal Superior de Justicia (STJ) confirmó la decisión de la Corte Federal de la 4ª Región de Porto Alegre, que rechazó una demanda presentada por diez agricultores cuyas propiedades fueron afectadas por el embalse de Itaipú. 

De acuerdo con la información de la entidad, los productores alegaron pérdidas financieras debido a un supuesto cambio climático causado por la formación del lago de la central hidroeléctrica.

Para la Justicia brasileña, el plazo establecido para reclamar por los daños ya estaba prescripto. Según la legislación de dicho país, es posible aplicar este tipo de compensación por un periodo de no más de 20 años.

La creación del embalse se produjo en octubre de 1982 y las acciones fueron presentadas por los agricultores recién en 2003, por lo que la Corte Suprema sostuvo que los agricultores ya no tenían derecho a indemnización alguna. Algunos de ellos incluso habían comprado sus propiedades muchos años después de la construcción de la planta.

La decisión del máximo tribunal que favorece a la entidad binacional señala además que los accionantes deberán hacerse cargo de las costas del juicio.