Roma. El presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, mantuvo este lunes una reunión "muy positiva" con el primer ministro de Italia, Matteo Renzi, con quien acordó impulsar "la vía del diálogo" para solventar el conflicto por el caso Finmeccanica.

Así lo anunció el mandatario panameño en una rueda de prensa celebrada en el hotel donde se aloja en la capital italiana, a la que ha viajado para asistir al nombramiento como cardenal de monseñor José Luis Lacunza y para mantener una serie de encuentros institucionales.

"Mantuvimos una reunión con Renzi con quien acordamos relanzar las relaciones diplomáticas bilaterales de ambos países, buscar el fortalecimiento de estas relaciones en base a la historia que hemos tenido de cooperación", dijo Varela.

Durante la entrevista entre ambos líderes se tocaron "temas importantes pendientes" como el caso Finmeccanica y ambos acordaron en la necesidad de prestar atención al presente "sin dejar de atender los asuntos del pasado".

Panamá e Italia suscribieron en 2010 un acuerdo en materia de seguridad que permitió la compra por parte de los primeros de 19 radares a la empresa Selex, seis helicópteros a la empresa Augusta y un mapa digital a la empresa Telespazio Argentina, todas filiales de Finmeccanica, por un monto de US$250 millones.

El pasado 5 de agosto, el gobierno del presidente de Varela suspendió el proyecto de instalación y desarrollo de los radares comprados por "serias deficiencias en el desempeño de los equipos instalados" hasta el momento.

Panamá reclama a la empresa italiana, especializada en el sector de Defensa, "el replanteamiento del contrato" y la restitución del material que considera por debajo de sus espectativas.

Varela señaló que el proyecto de radares, destinado a la lucha contra el narcotráfico, "no es muy funcional" porque cuando detectan a las lanchas que introducen la droga en el país están ya "casi por llegar a la orilla" y eso dificulta "la capacidad de reacción del Estado".

Para ello el Estado centroamericano ha designado un equipo de abogados italiano que gestionará esta reivindicación por la vía legal y con el que Varela se reunirá mañana pero, por otro lado, quiere mantener la puerta del diálogo abierta con las instituciones transalpinas.

Por esa razón se ha reunido con Renzi, ya que Finmeccanica es una compañía privada de la que el Ministerio de Economía de Italia posee 30,2% de sus acciones y otro 46% está en manos de inversores institucionales.

Para fomentar este diálogo Renzi designó a su jefe de Gabinete Armando Varrichio para que siga el caso y Varela encargó eta tarea a su embajador en Italia, Fernando Berguido.

Este episodio en las relaciones entre ambos países supone "un tropiezo", según recordó Varela.

"Sin duda alguna sentimos que una puerta se abre para que ambos Estados, tomando en cuenta que este fue un acuerdo entre dos gobiernos, busquen la posibilidad de cerrar este capítulo por la vía del diálogo buscando el beneficio de nuestra nación y, sobre todo, hacer justicia a nuestra población", reconoció.

Por otro lado, el Tribunal de Roma juzga al ex director comercial de Finmeccanica, Paolo Pozzessere, y al hombre de negocios Valter Lavitola por supuestos sobornos a autoridades panameñas de la administración del ex presidente Ricardo Martinelli (2009-2014).

Según la acusación, ambas partes estipularon un acuerdo el 30 de junio de 2010 que preveía el pago de unos 25 millones de dólares a cambio de contratos a dos filiales de la empresa italiana por valor de unos 249 millones de dólares.