Milán. La empresa italiana Eni, la mayor productora extranjera de petróleo en Libia, encabezaba este lunes la carrera para reanudar las operaciones petroleras en Libia una vez que caiga el régimen de Muammar Gaddafi, tras la irrumpieron en Trípoli de los rebeldes.

La caída de Gaddafi reabrirá las puertas a las reservas de petróleo más grandes de Africa, con nuevos actores como la compañía nacional de petróleo de Qatar y la comerciante de crudo Vitol, listas para competir con companías establecidas de Europa y Estados Unidos.

Las acciones de Eni, de la austríaca OMV y de la francesa Total subían entre un 3% y un 5%, a pesar de la caída de US$2 en el precio del crudo ante expectativas de que las empresas serán capaces de restablecer rápidamente la producción de Libia.

El ministro de Relaciones Exteriores de Italia, Franco Frattini, dijo que el personal de Eni había llegado a ver el reinicio de las instalaciones petroleras en el este del país, aún cuando los combates entre tropas gubernamentales y los rebeldes continuaban en Trípoli.

"Las instalaciones fueron hechas por los italianos, por (el grupo de servicios petroleros) Saipem y, por lo tanto, está claro que Eni jugará un rol número 1 en el futuro", dijo Frattini a la televisión estatal RAI Frattini.

Libia, un miembro de la OPEP, extraía cerca del 2% de la producción mundial de petróleo y 1,6 millones de barriles por día antes de la guerra y posee reservas para sostener los niveles de producción por 80 años.

OMV dijo que no sostenía conversaciones todavía.

"Estamos observando la situación actual y los nuevos acontecimientos muy de cerca. Por el momento, no estamos manteniendo conversaciones bilaterales con el Consejo (Nacional) de Transición", dijo un portavoz de OMV.

Total y la alemana Wintershall declinaron hacer comentarios.