Aunque “estratégico” para los objetivos del brasileño Itaú Unibanco, el sector bancario en México “es muy cerrado y consolidado”, por lo que el crecimiento de la unidad local del mayor banco privado de América Latina estará supeditado a “eventuales oportunidades de mercado”, dijo Ricardo Marino, director ejecutivo de Itaú Latam.

“El crecimiento en México no será orgánico”, dijo Marino, durante una presentación para periodistas de América Latina en las oficinas corporativas de Itaú Unibanco, en Sao Paulo. Por el momento, Itaú se concentrará en los servicios de banca corporativa, que ofrece desde enero del 2014 a través de Itaú BBA, y como casa de bolsa, una vez que reciba la aprobación del regulador.

Itaú Unibanco es el mayor banco privado de América Latina, con una cartera de US$495.000 millones en activos, operaciones en 20 países del mundo, 94.164 empleados y 5.042 sucursales. En la región, sin contar Brasil, cuenta con 6.300 trabajadores en Argentina, Chile, Colombia, Paraguay, Perú, México y Uruguay.

“México es el país que más va a crecer”, afirmó Marino, tomando como referencia la aplicación a partir del 2015 de las recientes reformas realizadas en el país, como la energética y la de telecomunicaciones. “Será un big bang”, dijo.

Por el momento, aseguró, Itaú BBA en México no incrementará su cartera hacia otros servicios financieros, pero seguirá explorando oportunidades de negocio como la que conquistó con Alfa “para la valuación de algunos activos” de Pemex.

A diferencia del caso chileno, donde Itaú aspira a la cuarta posición de la plaza, en México las operaciones buscan “conocer el mercado y esperar el momento oportuno” para crecer, dijo Marino.

A diferencia del caso chileno, donde Itaú aspira a la cuarta posición de la plaza, en México las operaciones buscan “conocer el mercado y esperar el momento oportuno” para crecer, dijo Marino.

En el caso chileno, Itaú soportó su crecimiento a través de las fusiones y adquisiciones, primero de los activos del Bank of Boston y, después, con la fusión con el banco del empresario chileno Álvaro Saieh, todavía a la espera de aprobación. En caso de concretarse esta fusión con CorpBanca (en octubre recibió el primer aval regulatorio, de Brasil; faltan Chile, Colombia, Panamá y Estados Unidos), Itaú contará con 121.000 millones de reales (US$48.400 millones) en activos y 402 sucursales en Chile y Colombia.

Para el tercer trimestre del 2014, Itaú Unibanco reportó un beneficio consolidado de 5.457 millones de reales (US$2.200 millones) y sus ganancias subieron 35,7% respecto al año anterior. Tiene un valor de mercado de US$75.900 millones.