Sao Paulo. El brasileño Itaú Unibanco planea inyectar capital a Corpbanca para incentivar el crecimiento de sus operaciones en Colombia y en Chile, dijo este martes su presidente ejecutivo, Roberto Setubal.

Por otra parte, estimó que los préstamos impagos en la cartera de Itaú Unibanco Holding SA seguirán en aumento este año, aunque a un ritmo más lento que en 2015, debido a que la recesión dificulta la capacidad de las empresas y de los consumidores de mantenerse al día en sus deudas.

Sus declaraciones fueron emitidas en una conferencia de prensa sobre los resultados del banco del cuarto trimestre de 2015 informados previamente, que se vieron impactados fuertemente por la profunda recesión que atraviesa Brasil y el descenso de la actividad en Latinoamérica.

Al respecto, Itaú Unibanco planea incrementar más rápido que sus rivales sus provisiones para pérdidas por préstamos y desacelerar el desembolso de créditos, luego que sus perspectivas se vieran fuertemente impactadas por la profunda recesión que atraviesa Brasil y el descenso de la actividad en Latinoamérica.

Las acciones del banco sufrieron su mayor declive en cuatro meses este martes, luego que analistas dijeron que el tono sumamente cauteloso del panorama para el año podría representar un riesgo bajista para Itaú Unibanco, que también espera un menor crecimiento de sus márgenes de intereses que el de rivales como Banco Bradesco SA.

Las provisiones Itaú Unibanco Holding SA, el mayor prestamista de Brasil por valor de mercado, podrían ascender en hasta un 38% a 25.000 millones de reales (US$6.900 millones) este año, y más de un 95% de esa suma ya ha sido apartado a nivel doméstico.

Los créditos disponibles también podrían verse reducidos ligeramente, en la primera advertencia en años emitida por el banco a los inversores sobre las sombrías perspectivas para el desembolso de préstamos.

El aviso deja de manifiesto los esfuerzos del presidente ejecutivo Roberto Setubal por reforzar la hoja de balance de la firma para compensar por el aumento de las moratorias e impulsar el incremento de utilidades.

El reducido dinamismo de la mayor economía de América Latina, sumado a un extendido escándalo de corrupción que involucra a compañías estatales, ha generado que un número récord de empresas y familias caigan en la insolvencia.

Las acciones del banco sufrieron su mayor declive en cuatro meses este martes, luego que analistas dijeron que el tono sumamente cauteloso del panorama para el año podría representar un riesgo bajista para Itaú Unibanco, que también espera un menor crecimiento de sus márgenes de intereses que el de rivales como Banco Bradesco SA.

Los inversores están observando atentamente los resultados y las perspectivas de las compañías para determinar el impacto en la rentabilidad de la recesión más prolongada de Brasil desde 1901.

El aumento de 27% en provisiones y la incapacidad de Itaú Unibanco para subir costos de financiamiento de nuevos préstamos afectaron los resultados del trimestre. La ganancia neta del banco, excluyendo ítems extraordinarios, se ubicó en 5.773 millones de reales en el último periodo de 2015, el menor nivel en un año y un 5,6% bajo la cifra reportada en los tres meses anteriores.

Un sondeo de Reuters entre analistas había pronosticado una ganancia recurrente de 5.510 millones de reales en el cuarto trimestre, pero los expertos se enfocaban en la guía del banco en torno a sus provisiones.