Es la tónica de los tiempos: que la derecha y la izquierda se unan por causas nobles. Es el discurso que hoy defienden el presidente del senado chileno Guido Girardi y el diputado Iván Moreira. Polémicos y ubicados en trincheras políticas opuestas (especialmente en lo que respecta a la figura de Augusto Pinochet), ambos impulsaron y lograron la aprobación de una ley de Tolerancia Cero contra el consumo de alcohol al conducir. “Con el diputado Moreira hemos tomado la decisión de enfrentar ahora, en los próximos días, el tema del tabaco”, declaró Girardi en un acto celebrado en el palacio de La Moneda.

Moreira lo sintetizó en una bella frase: “La derecha y la izquierda unidas por la vida”

El próximo paso de los paladines es sacar una ley que prohíba definitivamente a los chilenos fumar en espacios cerrados. Los fumadores y dueños de restaurantes acusarán sin duda el golpe, por no hablar de la multinacional inglesa Anglo British Tobacco, que controla el mercado local. Pero la dupla Giradi-Moreira tiene las cifras de la OMS de su parte.

Según estas, Chile tiene el índice de consumo de tabaco más alto de América Latina: 29,8% de los mayores de 15 años. Le sigue, muy por debajo, Ecuador con 22,1%. El índice más bajo corresponde a México, con 7,6%.

Los números de Chile se explican, fundamentalmente, por el tabaquismo en las mujeres: 26%. Consuelo: alto para América Latina, el tabaquismo chileno no se compara con el de los rusos, armenios o georgianos, todos por encima del 50%.

“Espero que tengamos un Parlamento que no se deje presionar por las tabacaleras”, señaló Girardi, con su estilo habitual. “Hay personas que yo respeto mucho, pero que se prestan para lavarle la imagen a estas empresas”.

Sin embargo, diversos estudios coinciden que las restricciones al consumo, siendo efectivas en reducir el consumo, lo son menos que las alzas de impuestos. Un estudio encomendado a mediados de los años 90 por la Oficina Nacional de Investigación Económica de EE.UU., estimó que la elasticidad precio de la demanda de cigarrillos es mayor en jóvenes que en adultos, y que un alza de 75% del impuesto al tabaco reduciría la demanda juvenil en 1,8 millones de personas. Hoy el consumo estadounidense está en 15,2% promedio en hombres y mujeres. Y la cajetilla vale en promedio US$5,72, contra US$3,91 en Chile (en valores comparables). Tarea para Girardi y Moreira.

1057