Ciudad de México. El fabricante chino JAC Motors contempla un crecimiento del 20% en sus ventas en América Latina, a medida que introduce nuevos modelos en la región, dijo el gerente general adjunto de la firma, David Zhang.

En 2017, Anhui Jianghuai Automobile Co. Ltd. (JAC) colocó 25.000 unidades entre vehículos comerciales y de pasajeros en América Latina, señaló Zhang en entrevista con Xinhua.

Para 2018, la firma proyecta alcanzar cerca de las 30.000 unidades colocadas en la región, donde además de México tiene presencia en varios países como Brasil, Bolivia, Colombia, Chile, Ecuador, Perú y Venezuela, entre otros.

"Hemos construido una muy buena imagen en lo que respecta a nuestra oferta de productos en la región", dijo Zhang, en el marco de la celebración de su primer año de operaciones en México.

"Somos muy fuertes en América Latina", agregó el directivo de JAC, quien también se desempeña como subjefe de economistas de la firma.

Zhang reiteró que en la segunda mitad del año JAC comenzará a vender sus productos en Argentina, mientras que en México planea introducir en el mismo periodo dos nuevos modelos, otra SUV (todo terreno) y una pick-up.

JAC proyecta comercializar en México este año alrededor de 5.000 unidades, más del doble de las 2.200 unidades vendidas en 2017.

Actualmente en México, la empresa china comercializa las SUV Sei 2 y Sei 3, además del subcompacto J4.

JAC proyecta comercializar en México este año alrededor de 5.000 unidades, más del doble de las 2.200 unidades vendidas en 2017.

En marzo de 2017, JAC anunció una inversión de 4.400 millones de pesos (US$230 millones en su momento) para ensamblar vehículos en el centro de México, en alianza con Giant Motors Latinoamérica y con Grupo Financiero Inbursa, propiedad del magnate mexicano Carlos Slim.

A nivel global, Zhang dijo que JAC Motors contempla colocar en ultramar 70.000 unidades, lo que representaría un aumento del 8% con respecto a 2017.

En el caso de Europa, la estrategia de la firma está más enfocada en el impulso a los vehículos eléctricos, dijo el directivo.

"La estrategia entre Europa y Latinoamérica es diferente", dijo Zhang.

"En Europa estaremos impulsando la venta de vehículos eléctricos, mientras que Latinoamérica tiene su tradición de combustibles a gasolina y diesel, así que es una estrategia diferente", abundó.

Al preguntarle si la reciente imposición de aranceles que decretó Estados Unidos a la importación de acero y aluminio tendría algún efecto negativo en la empresa, Zhang dijo: "No creo".

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmó el pasado 8 de marzo las órdenes para imponer aranceles a las importaciones de acero y aluminio del 25% y 10%, respectivamente, por cuestiones de seguridad nacional.

"En China tenemos un sistema muy completo en nuestra industria", agregó Zhang sobre la medida.

"También tenemos nuestra propia teconología y nuestra propia marca, y esto es muy importante", expresó.