Los precios del gas natural en Estados Unidos son demasiado bajos para permitir a la industria energética cubrir el costo de hallar y producir nuevos suministros, dijo este miércoles el presidente y director ejecutivo de Exxon Mobil, Rex Tillerson,.

Una producción récord, beneficiada por las nuevas tecnologías que permiten explotar las reservas de gas atrapadas en formaciones rocosas de esquisto, arrastraron los precios del recurso natural a mínimos de 10 años por debajo de US$2 por millón de unidades térmicas británicas (BTU) en abril, aunque desde entonces los precios se han recuperado.

"El costo de suministros no es de US$2,50. Todos estamos perdiendo ahora", dijo el presidente y director ejecutivo de Exxon Mobil  en una presentación en el Consejo de Relaciones Exteriores.

Los precios del gas han escalado más del 50% desde mínimos en abril y subían más de un 5% este miércoles a cerca de US$2,95 por millón de BTU.

Aún así, los precios permanecen muy por debajo del nivel de US$4 a US$5 que hace que sean rentables las perforaciones en yacimientos puros de gas natural.

La mayoría de productores ha recurrido a opciones más lucrativas como el petróleo, lo que ha comenzado a afectar levemente la producción de gas estadounidense.

Tillerson dijo, además, que el reciente declive en los precios del petróleo al parecer está relacionado al incremento de los inventarios de crudo, las preocupaciones económicas en Europa y la desaceleración del crecimiento en China, así como a una situación política más estable en Oriente Medio.

"No se cuán lejos pueden ir (los precios del crudo). Hay espacio para que caiga más. También hay espacio para que vuelva a repuntar en el futuro", declaró a la prensa.

Los precios del petróleo estadounidense han caído casi un 25% desde comienzos de mayo.