Baku. La industria mundial de crudo debería aumentar la inversión para asegurarse de poder lidiar con el crecimiento futuro del consumo y evitar una escasez de oferta, dijo el secretario general de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), Mohammad Barkindo.

La OPEP y otros productores fuera del grupo liderados por Rusia iniciaron el año pasado un programa para recortar el bombeo en 1,8 millones de barriles por día (bpd) y así ajustar el mercado e impulsar los precios que en el 2016 cayeron a su menor nivel en más de una década por debajo de los US$30.

Tanto Rusia como el miembro líder de la OPEP, Arabia Saudita, han dialogado sobre la necesidad de aumentar gradualmente la producción petrolera a medida que se va cumpliendo la meta de acabar con el exceso de oferta y que el mercado se equilibra.

"Nuestra próxima fase crítica en todo el proceso es sostener este logro de reequilibrio del mercado y recuperación gradual de las inversiones, y el retorno de la confianza en nuestra industria", dijo Barkindo en una conferencia en Baku, capital de Azerbaiyán.

"Uno de los desafíos más grandes que tenemos ante nosotros es garantizar que haya niveles adecuados de inversión de manera predecible", agregó.

Barkindo señaló que el ritmo de inversión ha repuntado este año pero que no eran proyectos a largo plazo lo suficientemente sólidos para ser "la base del suministro futuro y la base del futuro de esta industria".

El titular de la OPEP añadió que la inversión requerida al sector petrolero en el período al 2040 se estima en los US$10,5 billones para lograr satisfacer la demanda futura, que se espera que supere los 111 millones de bpd.

"Debe hacerse todo lo posible para evitar una potencial brecha de suministro", concluyó Barkindo.