Sidney. El jefe ejecutivo de la aerolínea australiana Qantas Airways, Alan Joyce, ha dicho que una falla de motor en un superjumbo A380 debería ser atribuido al diseño del motor y no tenía relación con las operaciones de la firma.

Una falla de un motor Rolls-Royce Trent 900 en medio de un vuelo el 4 de noviembre obligó a Qantas a dejar en tierra a su flota de seis aviones A380. Este sábado, la aerolínea reanudó las operaciones de los A380, pero cuatro de los aviones permanecen en tierra.

Joyce dijo a la Australian Broadcasting Corporation (ABC) en una entrevista transmitida este domingo que su aerolínea actuó "excepcionalmente bien" durante el incidente, que obligó a un A380 con 459 pasajeros a bordo a realizar un aterrizaje de emergencia en Singapur.

"Fue un nuevo motor y es absolutamente claro que no tiene nada que ver con algo que haya estado haciendo Qantas", dijo Joyce en una entrevista grabada con Inside Business. "Fue un motor que no rindió a los parámetros que habríamos esperado", agregó.

Aunque admitió que el costo "aún está creciendo", dijo que el manejo de Qantas sobre el incidente probablemente había mejorado su marca más que dañarla.

"En las investigaciones que estamos realizando, la gente está al tanto de que este fue un problema de Rolls-Royce, así que cuando nosotros consultamos a la población general, la amplia mayoría sabe que hubo un problema de diseño de los motores", declaró.

Joyce descartó varios otros incidentes que involucraron retornos de aviones de Qantas desde el 4 de noviembre, afirmando que eran menores y en la aviación mundial "cientos de ellos ocurren cada año".

"Es como lidias con ellos, y como los manejas", afirmó. "Y cada uno de estos, cuando los observo, puedo ver que Qantas actuó excepcionalmente bien en su manejo", agregó.

La seguridad sigue siendo la máxima prioridad de la aerolínea, afirmó.

Joyce dijo que Qantas mantiene algunas restricciones a sus A380, y ellos no pueden volar aún a través del Pacífico hacia Los Angeles.

La decisión de no operar los A380 a través del Pacífico ha sido tomada en consultas con Rolls-Royce y Airbus, dijo Joyce, debido a que los motores deben ser operados con un mayor consumo de energía por distancias más largas en esa ruta.

"Nosotros habilitamos los aviones para asegurarnos de que entendemos cómo se desempeñan los motores antes de ponerlos de regreso en la ruta a Los Angeles", dijo.

El incidente del 4 de noviembre fue el más grave hasta el momento en el avión de pasajeros más grande del mundo. Afectó las acciones de Qantas, la matriz de Airbus -EADS- y Rolls-Royce.