La Habana. Una directiva de la compañía aérea estadounidense JetBlue manifestó hoy en La Habana el orgullo de esa empresa por ser la primera aerolínea de EEUU en establecer vuelos comerciales directos a Cuba.

"Estoy orgullosa de que mi empresa sea la primera compañía aérea preferida en Estados Unidos para el destino Cuba", dijo en rueda de prensa la directora internacional de Aeropuertos de la aerolínea, Giselle Cortés.

La directiva resaltó las facilidades otorgadas por las autoridades cubanas para que la compañía comience a volar a Cuba a partir del próximo miércoles 31 de agosto, cuando un avión Airbus A-320 con capacidad para 150 pasajeros vuelva a unir de manera regular a Estados Unidos y Cuba, después de medio siglo sin vuelos directos.

El vuelo inaugural de JetBlue llegará desde Fort Lauderdale, en el estado de Florida (sur de EEUU), y aterrizará en la central ciudad cubana de Santa Clara, a unos 270 kilómetros de La Habana. Se convertirá en el destino número 100 de la aerolínea y 40 en Latinoamérica.

A partir de noviembre venidero, la compañía aérea también volará desde Fort Lauderdale a La Habana y las ciudades de Camagüey, en el centro, y Holguín, en el oriente.

Se espera que a inicios de septiembre también comiencen a volar a Cuba de manera regular aviones de las compañías American Airlines y Silver Airways.

En julio último, el Departamento de Transporte de Estados Unidos autorizó a nueve aerolíneas comerciales a realizar vuelos a la isla caribeña, tras la reanudación de los vínculos diplomáticos entre ambos países.

Además de JetBlue, American Airlines y Silver Airways, recibieron la autorización Alaska Airlines, Delta Air Lines, Frontier Airlines, Southwest Airlines, Spirit Airlines y United Airlines.

En total fueron aprobados 110 vuelos de las citadas aerolíneas comerciales para viajar a 90 ciudades cubanas diferentes a La Habana.

Los vuelos a la isla despegarán desde aeropuertos de Atlanta, Georgia; Charlotte, Carolina del Norte; Houston, Texas; Los Angeles, California; Newark, Nueva Jersey; Nueva York, y Fort Lauderdale, Miami, Orlando y Tampa, en Florida.