Estados Unidos. Ya son varios los países que como Dinamarca, Finlandia, Holanda, Suiza, Reino Unido, Sudáfrica, Japón y Noruega no venden productos de Johnson & Johnson que contienen componentes como el formaldehído y el 1,4 dioxano, perjudiciales para la salud de los bebés.

Bajo la marca "Natural", el sello de "Fórmula mejorada" y un costo más alto, la compañía estadounidense decidió retirar los químicos a causa de la presión de consumidores y grupos ambientales, quienes esperan que la medida se adopte alrededor del mundo antes del próximo año tal como se había comprometido la multinacional.

De acuerdo con The New York Times, tanto el formaldehído como el 1.4 dioxano han sido reconocidos por científicos del gobierno de EE.UU como causantes del cáncer y tóxicos para el cerebro, el sistema nervioso central, el hígado y los riñones.

La iniciativa para que la empresa retirara los químicos fue enviada mediante una carta firmada por 25 grupos preocupados por la salud y el medio ambiente, liderados por la Campaña de Cosméticos Seguros (Safecosmetics.org), exigiendo que se comprometieran a quitar las sustancias peligrosas de todos sus productos para el año 2015.

Hace cuatro años, el Grupo de Trabajo Ambiental (EWG por sus siglas en inglés) realizó una encuesta a más de 3.000 padres y comparó los productos que usaban para sus bebés con aquellas sustancias que producen trastornos hormonales, alergias, falencias en el sistema nervioso y cáncer.

El estudio recalcó, finalmente, que los niños están expuestos a 27 componentes químicos a diario, componentes que no se valoran para verificar su seguridad.